El presidente de Brasil quedó al borde del impeachment por un escandaloso video que aún no se difundió donde Michel Temer intenta pagar por el silencio de un ex diputado preso y rompió el silencio.

"Estoy viviendo el peor momento de mi vida", afirmó a sus allegados a quienes aseguró que no renunciará, informó la prensa brasileña.

Temer se reunió con sus principales ministros y asesores anoche en el Palacio del Planalto, luego de que se informó que dio su aval al pago de un soborno para garantizar el silencio de su ex aliado, Eduardo Cunha, preso por corrupción. Ese aval quedó registrado en una grabación presentada ante la justicia, lo que desató un escándalo.

Además, Temer negó haber avalado el pago de coimas a un diputado condenado en la causa Lava Jato a través de un comunicado difundido por Presidencia de ese país. "No participó ni autorizó ningún intento de evitar que Cunha alcanzara un acuerdo de culpabilidad con la Justicia".

En esta nota