El presidente golpista de Brasil, Michel Temer, habló luego que se desate el escándalo por el pago de coimas: "No voy a renunciar, no voy a caer".

Durante el miércoles por la noche se difundió la noticia de que un video muestra a Temer ofreciento dinero para comprar el silencio del ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y su operador Lúcio Funaro, ambos en prisión.

Según O Globo, Temer le dijo a su entorno íntimo que este nuevo escándalo político es una "conspiración" y que está muy firme.

Temer suspendió su agenda oficial y el escándalo hizo caer la bolsa de Brasil.

En esta nota