El gobierno de Mauricio Macri intenta evitar un fuerte conflicto con Telefónica, la principal compañía de telecomunicaciones, y le pide que dialogue con el Grupo Clarín para limar sus diferencias sobre las reglas del mercado.

Telefónica, que opera en Argentina desde 1990 y controla cerca de un tercio del mercado de telefonía móvil del país, se quejó de que Cambiemos favoreció a Clarín desde que llegó al poder en diciembre.

El enojo pasa porque Clarín arregló los activos de telefonía móvil y espectro con planes para vender paquetes de Internet, televisión por cable, telefonía fija y servicios móviles. Mientras que Telefónica no puede ofrecer paquetes similares porque Macri extendió la prohibición de que los operadores telefónicos lo hagan por lo menos a principios de 2018.


Clarín no ha comenzado a ofrecer servicio telefónico porque todavía necesita la aprobación final del Gobierno, mientras que Telefónica en julio presentó una queja alegando que Clarín adquirió injustamente sus licencias de telefonía móvil. Una resolución consensual permitiría a Macri evitar ser percibida como favorecedora de un lado sobre el otro.

Según detalla la agencia de noticias Bloomberg, Telefónica envió a dos altos ejecutivos a la Argentina para tener reuniones con funcionarios del Gobierno. Telefónica le advirtió al Gobierno que buscará un arbitraje en el Centro Internacional de Arreglo de Disputas sobre Inversiones del Banco Mundial (CIADI).

Otra preocupación para Telefónica es que el Gobierno podría autorizar la adquisición por parte de Clarín de Telecom Argentina SA, principal rival de telefonía fija de Telefónica, y así combinar su unidad de TV por cable con Telecom.


En esta nota