El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, adelantó las metas de inflación que aplicará desde el año próximo. Buscará que el gobierno de Mauricio Macri termine en 2019 con un alza de precios del 6,5%.

El BCRA realizará política monetaria en base a objetivos inflacionarios desde enero, en base a lo que supeditará todas sus medidas. En conferencia de prensa, el titular del organismo en el salón Bosch del ente se mostró confiado de poder rebajar los aumentos sólo con tasa de interés.

LEER MÁS: El Gobierno estima que a fin de año "la recesión estará terminada"

Para 2017, Sturzenegger aspirará que la suba de precios se ubique entre el 12% y el 17%. El relevamiento de expectativas de mercado, que muestra un promedio de consultoras realizado por el Central, indica una inflación no inferior al 19,8%.

Las metas de inflación fijadas por la autoridad monetaria bajan año a año, por lo que se sitúan entre 8% y 12% para 2018 y entre 3,5% y 6,5% para 2019. Es decir, que baje a un solo dígito para cuando termine el mandato presidencial de Macri.

Embed

Sturzenegger aclaró que la inflación causada por la emisión y circulación de billetes la intentarán controlar con la tasa de los Pases a 7 días en lugar de las Lebac a 35. Con estas marcará un márgen por el que querrá se ubiquen los tipos de interés del mercado.

Por la inexistencia de la competencia perfecta, la baja de tasas no implica necesariamente menor inflación. La lógica del BCRA indica que a menor interés se acentuarán las inversiones y esto aumentará la oferta.

Sin embargo, la recesión industrial y de la economía se explican por una caída en la demanda ante la pérdida del poder adquisitivo, además de las importaciones baratas, lo que no se soluciona con política monetaria.