El papa Francisco recibió este miércoles en el Vaticano a las hijas de Alberto Nisman, Kala y Lara, y a su exesposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado, quienes luego viajarán a Israel para participar de un homenaje al fallecido fiscal de la causa AMIA.

El Sumo Pontífice las saludó en una audiencia pública organizada por Miguel Steuerman, director de Radio JAI, y el padre Guillermo Marcó, exvocero de Jorge Bergoglio cuando era cardenal en Buenos Aires, según publica el portal Valores Religiosos.

Tras este encuentro, la jueza federal y sus hijas tienen previsto viajar hacia Israel, donde el próximo 2 de febrero se realizará un acto en homenaje al fallecido fiscal que estaba a cargo de la investigación del ataque a la AMIA.

"Será un viaje reparador para mis hijas, para que tomen contacto con el reconocimiento que recibe su padre por el trabajo que realizó", dijo Arroyo Salgado a radio Jai.

Embed

Durante la ceremonia, se inaugurará un monumento en honor a Nisman en el centro dedicado a las víctimas de los atentados cometidos contra la embajada de Israel en la Argentina y de la mutual judía, ocurridos en 1992 y 1994, respectivamente.

Dicho memorial está ubicado a cien metros del bosque que recuerda a los argentinos desaparecidos durante la última dictadura militar. Además, se prevé que Arroyo Salgado brinde una conferencia en la Universidad de Jerusalén, al igual que lo hizo su exmarido poco antes de morir: la jueza hablará de "la realidad de las víctimas en el sistema judicial argentino", haciendo referencia al caso por la muerte de Nisman.

La visita de la familia Nisman al Sumo Pontífice ocurre luego de que se reabriera la polémica denuncia contra la expresidenta Cristina Kirchner por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA y que la causa de la muerte pasara al fuero federal por decisión de la Corte Suprema.