El periodista Pablo Sirvén realizó una columna para justificar los despidos en la TV Pública que generó repudio.

Allí replica información otorgada por la Secretaría de Medios Públicos, que quiere vaciar al canal estatal.

La Secretaría está bajo el mando del radical Hernán Lombardi. Sirvén toma su línea y la replica en la nota.

"Levante la mano a quien le gustaría trabajar no más de seis o siete horas diarias por un sueldo bruto promedio, sumando plus varios, de $85.000. Y recibir hasta el 200% del jornal si resultara excepcionalmente convocado el fin de semana para desempeñar alguna tarea. Y $29.000 extras por mes si aporta su auto para completar la faena asignada", arranca la vergonzosa nota.

Y pide: "Hernán Lombardi deberá poner racionalidad en esa sobredimensionada y onerosísima estructura, cuyas caprichosas modalidades laborales son dignas de la imaginación de un autor de realismo mágico".

Además, intenta justificar el ajuste: "Si se reducen las horas extras y tienen éxito los planes de jubilaciones anticipadas y retiros voluntarios, el achique no será cruento".

Y le pega a la "pesada herencia": "Un 30% de quienes se desempeñan en la emisora estatal tienen sueldos brutos mayores a $100.000 y sólo un 2% de ese personal percibe salarios inferiores a $40.000. Números insólitos que se vuelven más astronómicos por el crecimiento casi al doble de empleados durante los años del kirchnerismo".