Pese a negarse a pagar un aumento salarial mayor a la inflación, el Ministerio de Educación de la Ciudad intenta recuperar clases no brindadas por los paros mediante el dictado de fines de semana y la eliminación de capacitaciones obligatorias. Desde los gremios cuestionaron que la medida empeorará la calidad educativa.

La cartera que conduce Soledad Acuña giró una circular, a la que accedió El Destape, dirigida a los directivos de colegios, en la que pretende obligar a los maestros a trabajar los sábados y en las vacaciones. Además, quiere eliminar capacitaciones que sirven para planificar la currícula y otras que deben darse por ley.

Embed

En el documento del lunes pasado, Acuña reclama “arbitrar los medios” para levantar las jornadas de Espacio de Mejora Institucional (EMI), al igual que los de educación sexual. “Cada escuela, podrá proponer días y horarios alternativos para que las jornadas EMI se lleven a cabo, con la participación de los docentes sin que ello implique alterar y/o suspender el normal dictado de clases”, redactó.

“A fin de recuperar los contenidos de los cuatro días restantes en los cuales no se dictaron clases debido a los paros, deberá elaborar y presentar a la supervisión distrital/región correspondiente un plan de acción, que podría incluir los días sábados y/o los correspondientes al receso invernal”, despachó la ministra, responsabilizando a los directivos por su decisión.

LEER MÁS: Larreta gastará más de un millón para promover el "vínculo vecino-mascota"

El jueves todos los sindicatos porteños fueron recibidos por el subsecretario de Carrera Docente y Formación Técnica Profesional, Jorge Tarulla. Allí, en una declaración conjunta le exigieron la nulidad de la comunicación “Sobre plan de recuperación de clases”.

“Resulta contradictorio convocar a una reunión de calidad educativa mientras anuncian la suspensión de los cuatro Espacios de Mejora Institucional y dos de Educación Sexual Integral (establecidas por la ley)”, planteó Angélica Graciano, secretaria de educación de la UTE, durante el encuentro.

El salario docente es una variable pedagógica y acá hay un gobierno que les envía una comunicación en la que deja abierta la posibilidad de hacerlos trabajar los sábados. Está claro que así no se favorece la educación de calidad”, sostuvo Rubén Berguier, secretario gremial de UTE-CTERA al término de la reunión.

En diálogo con este medio, Berguier explicó que “el sistema educativo no funciona según horas o minutos delante de los chicos. Tener un espacio de planificación entre los docentes es muy importante para la calidad”.

Sobre los 10 días de huelga de docentes porteños, el miembro de UTE replicó que “no es cierto que el paro no se hizo sentir, como dijeron Larreta y la ministra; si no sería contradictoria esta medida. Los paros fueron masivos, como decíamos nosotros”. “Hay una intencionalidad política en la muestra de dureza, trabajan hacia el electorado más atrasado que festeja las medidas sancionatorias”, esgrimió.

En esta nota