El juez federal Ariel Lijo llamó al gobierno de Mauricio Macri en la noche del jueves para avisar que el viernes a primera hora de la mañana enviaría a detener al ex vicepresidente, Amado Boudou. El dato, que expone el vínculo de la Justicia con el Poder Ejecutivo y niega la independencia judicial, fue revelado por Silvia Mercado en el portal Infobae.

"Infobae supo que el juez federal Ariel Lijo informó anoche a las 21:30 al Gobierno de la medida que había dispuesto y que Mauricio Macri fue puesto al tanto horas después, ya en la madrugada", sostuvo Mercado.

La justificación que le dieron desde la Casa Rosada fue que "el juez necesitaba organizar una dispositiva para que no se fugara". Mercado no reveló la fuente de la información y dijo que no quisieron decirle cuál fue la reacción que tuvo el Presidente.

Paradojicamente, Silvia Mercado contó que desde el gobierno alertaron que no van a hablar acerca del tema, porque "es un tema de la Justicia".

"No lo buscamos, no lo pedimos, no tenemos nada que ver", dijeron desde el gobierno a Mercado para despegarse del vínculo con la Justicia.

LEER MÁS: El tenso cruce al aire entre Nelson Castro y Rusconi por la detención de De Vido

En esta nota