La situación social que vive el conurbano bonaerense podría explicar por qué Cristina Kirchner triunfó en ese sector de la Provincia de Buenos Aires: el 60% no llega a fin de mes y casi la mitad dijo que tiene miedo de perder el trabajo.

Según un sondeo del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM), la “inseguridad alimentaria” en la zona más poblada del conurbano se mantiene estable desde diciembre del año pasado. Los números son elocuentes: el 41% disminuyó su porción de comidas, el 23% pasó hambre al menos una vez en el último año, el 43% teme que pueda perder su trabajo y el 49% considera que la situación económica está "peor o mucho peor" que hace 12 meses.

Los peores indicadores están radicados en el segundo cordón de la zona oeste del Conurbano, que abarca la zona sur de La Matanza, Moreno, Merlo, Ituzaingó y Hurlingham. Allí, el 58% declaró que redujo su porción de comidas, la cantidad de personas que tuvo hambre ascendió al 39%, y el 66% dijo que teme perder su trabajo.

El estudio destaca que "apenas el 16% tiene valoraciones positivas o ve en la situación económica algo favorable. La mitad de los entrevistados tiene una mirada negativa sobre la economía del país y sobre el desarrollo de la economía personal por la realidad social que tienen a su alrededor", afirmó.