El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, alertó por una crecida del narcotráfico en Argentina. El cardenal Mario Poli aseguró que el mayor decomiso de droga no se debe a un triunfo del Gobierno, sino a un avance de los narcos, en referencia a las constantes exhibiciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de los operativos de las fuerzas de seguridad.

Ante una pregunta de NA sobre la evolución del narcotráfico en la Argentina y si existen sacerdotes amenazados, Ojea describió la situación como de "flagelo". "Nosotros pensamos que ha crecido. En los barrios es raro el joven que no haya consumido y hay muchos jóvenes que están como atrapados. Creo que una de las cosas fundamentales es, como trabajan tantos curas y tantos laicos, no estigmatizar a los chicos", dijo el obispo de San Isidro.

Ante esto, Poli precisó: "La droga nos quita libertad y es algo tremendo, por eso seguimos paso a paso. No sabemos estadísticamente. Vemos que hay más decomiso de droga. No sé si es un índice de que está aflojando, más bien que hay un avance. Uno que tiene contacto con los adolescentes, lo sorprende el hecho de que siempre alguno tiene una experiencia de fumarse un porro, o un paco, o marihuana que es la puerta".

LEER MÁS: Un hincha de River le envió un contundente mensaje a Patricia Bullrich

"Mueren muchos jóvenes que no salen en los diarios. Los sacerdotes y los laicos palpitan estas realidades de un modo cotidiano", sostuvo Ojea al referirse a que "es fundamental trabajar desde la demanda de los pobres". Hay "problemas de soledad, de hábitat, de salud, de exclusión social entre los jóvenes", manifestó al señalar que "todo está relacionado" y que el "cambio climático" tiene que ver con la pobreza".

De la en la Asamblea Plenaria 114° participaron además de Ojea, el vicepresidente primero, el cardenal primado de la Argentina, Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y el secretario general, Carlos Malfa, obispo de Chascomús, asistidos por el nuevo vocero del Episcopado, el presbítero Jorge Oesternfeld.

En esta nota