Por Juan Ignacio Agosto
Redacción El Destape

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, metió el pie en el acelerador para apuntalar su propuesta presidencial en el interior del país. El martes mantuvo una reunión con el secretario general de la Presidencia, Gustavo López, y otros dirigentes de Concertación Forja, con quienes planea aliarse en Córdoba, una provincia que hoy se disputan el gobernador José Manuel De la Sota y su principal opositor, el senador Luis Juez, que acordó con el PRO.

Scioli tiene claro que en ese escenario hay pocas chances de que su candidato, Eduardo Accastello, se quede con la gobernación. Y tiene claro, también, que un proyecto presidencial en este contexto no puede darse el lujo de entregar una provincia como Córdoba, el segundo distrito del país, que concentra el 8,6% del padrón.

Ahí es donde entra a jugar Forja. Un hombre de trato directo con el gobernador bonaerense reveló a El Destape la estrategia: "Hay que construir un espacio que logre una intención de voto de alrededor de 10 puntos, que obligue a De la Sota a cerrar con nosotros si no quiere perder con Juez".

La reunión del martes fue la presentación en sociedad de la pareja, que ya tiene fecha de casamiento: el 21 de noviembre. López invitó formalmente a Scioli a un acto en Chaco que se llevará a cabo ese día, del que está previsto que forme parte también el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. De todos modos, desde Forja por ahora mantienen la prudencia para evitar resquemores: "Nosotros vamos a estar con quien esté Cristina, y con esa premisa vamos a reunirnos con todos".

Gustavo López y Daniel Scioli
Gustavo López y Daniel Scioli se reunieron para acercar posiciones.


"Las reuniones mantenidas estos días tienen el objetivo de expresarles a referentes del Frente para la Victoria la voluntad de nuestro espacio político de seguir trabajando con todas las fuerzas del kirchnerismo para garantizar la continuidad del modelo de crecimiento con inclusión social", afirmó López tras la reunión con Scioli. También hubo encuentros con Capitanich y con el legislador porteño Jorge Taiana.

A Scioli y De la Sota solo los separa una cosa: su visión del gobierno de Cristina Kirchner. Siempre que pueden, ambos destacan la "amistad" que tienen, pero el bonaerense profundizó en el último tiempo su "cristinismo", mientras que el cordobés tuvo momentos de extremo enfrentamiento con la Presidenta. Esta actitud de De la Sota sorprende a los gobernadores con más años encima, como José Luis Gioja: "El Gallego tendría que estar acá con nosotros, no sé por qué se puso tan opositor, es una cosa que no comparto".

Sin embargo, la reciente ruptura del cordobés con Sergio Massa parece reavivar la llama de esa amistad. El tigrense cerró una alianza con la ex esposa de De la Sota, Olga Riutort, y se acabó lo que se daba. Ahora, recobra valor aquella frase que pronunció el gobernador cordobés cuando se reunió en julio con Scioli: "Nuestra amistad nos lleva a tratar de buscar siempre coincidencias entre nosotros y a crear en la política argentina un clima de diálogo y entendimiento aún con las variaciones de pensamiento que cada uno pueda tener".