El triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid aseguró el miércoles por la noche que "la semana que viene" la central sindical fijará "una fecha" para realizar un paro nacional, que "seguramente será los primeros días de abril".

"La fecha del paro (la principal demanda de los asistentes al accidentado acto de ayer), de alguna manera con nuestras declaraciones, la habíamos fijado de un tramo que va desde el 30 de marzo al 2 de abril. La semana que viene fijaremos una fecha de paro. Seguramente será los primeros días de abril", enfatizó Schmid.

Consultado sobre cuáles son las medidas necesarias que debe tomar el Gobierno para evitar la medida de fuerza, respondió: "Hay que retrotraer todo a enero, y que todos los despidos y suspensiones que se dieron en estos tres meses vuelvan al trabajo".

"Tampoco se trata de una guerra, el gobierno tiene cuatro años (de mandato). Hay que alejarse de la coyuntura y ver los problemas que tenemos en el aquí y ahora. El Gobierno lleva un 30 por ciento de su mandato ejerciendo el poder", enfatizó, en declaraciones al canal Todo Noticias (TN).

Al referirse a los disturbios que se produjeron durante la desconcentración de la movilización, manifestó: "Había trabajadores muy enojados, muy descontentos. Había agrupaciones políticas de distintas tonalidades, no quiero caer en el folklore de 'fue aquel' o 'aquel'".

"Una enorme multitud acudió al llamado de la CGT. Nosotros no hemos sido elegidos por la voluntad popular como el gobierno, pero tenemos la obligación de representar a los trabajadores", sentenció.

Y cuestionó: "El Gobierno tiene un enfoque errado. Se nos está demandando que resolvamos el problema del (Poder) Ejecutivo, y nosotros no estamos para eso. Estamos para reclamar y poner las cosas sobre la mesa".

Grietas en la CGT

Tras la presión durante el acto de los trabajadores para que el triunvirato "ponga fecha" al paro, se aceleraron las diferencias entre los miembros del consejo directivo. "La CGT corre riesgo de fracturarse si es que no definimos la fecha del paro", reconoció ayer un jerárquico de la central obrera al diario La Nación.

Schmid intentó ser más mesurado, pero admitió que el margen de maniobra se achicó. "Después de lo que pasó es más fuerte la decisión de ir al paro. Si no unificamos una postura, podría derivar en una discusión interna", dijo Schmid.

Embed

En esta nota