En medio de un nuevo ataque al dueño de un medio opositor al Gobierno, el presidente del PJ porteño, Víctor Santa María, negó acusaciones en su contra a partir de informes que la Unidad de Información Financiera (UIF) presentó ante los tribunales y pidió "una justicia que pueda trabajar libremente y no presionada".

"La acusación es contradictoria. Solo queda bien el título", señaló Santa María al rechazar sospechas de la UIF por movimientos de fondos de su entorno. La UIF, tanto como la Oficina Anticorrupción, es usada por el Gobierno nacional como punta de lanza para impulsar investigaciones judiciales contra el anterior gobierno y sus allegados, pero suele hacer la vista gorda cuando los involucrados están vinculados a la actual administración.

Según trascendió, el organismo a través de tres informes que presentó ante el juez federal Claudio Bonadio, puso bajo la lupa las cifras millonarias que desde el sindicato de encargados de edificios que encabeza Santa María se habrían giraron a empresas de un empresario "con fines ajenos a la actividad sindical".

En declaraciones a Radio 10 el sindicalista y presidente del PJ porteño reclamó "una justicia que pueda trabajar libremente y no presionada". El titular del SUTERH y dueño de Página 12 advirtió además que "con estas noticias están evitando discutir los temas centrales de la Argentina" y consideró que a algunos sectores "les duele que los trabajadores puedan tener medios o universidades".

El responsable del diario Página 12 evaluó además que "esta Argentina necesita tener otras voces" y consideró que desde el Gobierno nacional "en el medio de la volteada quieren llevarse a todo el mundo".