La cooperativa Sancor presentó un plan de reestructuración ante el Ministerio de Trabajo que contempla el cierre de las cuatro plantas cuya actividad ya fue suspendida, y mil despidos a partir de abril.

Los trabajadores de Sancor que están cesantes desde hace dos semanas tomaron la fábrica láctea de Charlone, un pueblo de General Villegas, donde está una de las cuatro plantas cerradas.

Sancor anunció el plan en el Ministerio de Trabajo mediante un documento llamado "Plan de Recuperación” en el que plantea pagar deudas, reducir sus gastos y aumentar ventas para mejorar sus cuentas en un año y conseguir fondos para seguir en operaciones.

El plan fue entregado en un Power Point, al que tuvo acceso el diario Clarín. El plan de despidos ya había sido alertado por El Destape. Fuentes del sector habían asegurado que los despidos podrían en realidad ser 2000 en el plazo de un año.

El problema de Sancor fue que cayó su producción y sus ventas de forma drástica. Esto condujo a que muchos trabajadores queden sin tareas en las plantas productoras que entonces decidieron cerrar.

Embed

Desde Atilra exigieron a la cooperativa que inicie una gestión que garantice los puestos de trabajo y que acepte inversiones extranjeras para poder recuperarse.

Antes de anunciar el cierre de cuatro plantas, Sancor pidió ayuda al Gobierno Nacional que se negó a hacer una oferta. Desde la Casa Rosada, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, diagnosticó: "el problema de Sancor son los trabajadores".

Embed

En esta nota