Embed

El Destape: ¿Qué proyectos plantean llevar al Congreso desde Izquierda al Frente?

Vilma Ripoll: Queremos transformar en leyes las luchas que damos en las calles. En la provincia de Buenos Aires hay 850.000 sin trabajo ni estudio, el 40% abandona la secundaria; mientras la media social es de 30% de pobreza, entre los jóvenes es del 50%.

Hay que darles una beca para estudiar de $ 10.000 que complete sus necesidades de apuntes, viajes, comida, para que no abandonen. Además, distribuir las horas de trabajo para poder generar 6 horas de trabajo, con un sueldo de $ 25.000, que es la canasta familiar. Además, debemos crear una ley de prohibición de los despidos y las suspensiones y de la precarización laboral.

Tiene que ser ya, porque la provincia se la disputamos al narcotráfico y a todo el delito económicamente organizado. El narcotráfico nos está ganando la batalla por todos los pibes que abandonan los estudios, que no tienen trabajo ni futuro.

¿Y de dónde sacarían los fondos para esas medidas?

En el país y en la provincia plata hay. El tema es que hay que destinarla a las necesidades urgentes de los trabajadores y de los sectores populares.

Es necesario investigar y suspender el pago de la deuda externa. Terminar con los privilegios de exención de impuestos y privilegios que se les dieron a las mineras y a las cerealeras. Y ponerle fuertes impuestos al capital financiero.

Con ese caudal, podríamos arrancar para dar jornadas de 6 horas y el salario de $ 25.000. Para priorizar la educación y el hospital públicos debemos terminar con los subsidios a la educación religiosa y a la iglesia católica. Cada cual tiene que creer lo que quiera y tiene que haber libertad de culto, pero que cada uno se pague su cura.

¿Por qué se da toda esta situación de despidos?

Es muy grave la situación. No es sólo Pepsico, Cresta Roja, Banghó, Atanor, es un problema estructural y este Gobierno se lo permite a las empresas. En su afán de avanzar en aumentar las ganancias pero precarizando las condiciones de trabajo buscan cerrar plantas y en todo caso abrir otras con trabajo precario.

Es un paquete de medidas que toma este Gobierno al servicio de las multinacionales, a las que les permite suspender, en acuerdos a los que llega con la conducción sindical, más que nada con la CGT.

¿Cómo se genera mayor consumo, lo que mejoraría la situación económica, principalmente en las PyMEs?

El Gobierno utiliza la situación de las PyMEs para favorecer la rebaja de los puestos de trabajo, el “costo salarial”, como lo llaman ellos. Esta la excusa que tienen para que vengan, según ellos, capitales a invertir.

Nosotros creemos que no es así, que no van a venir inversiones que generen puestos de trabajo, porque los que vinieron en este año y medio son especuladores financieros que vienen a comprar acciones, Lebacs e irse y llevarse todo. O si no, las mineras y los pooles de siembra, que vienen a extraer y llevarse la ganancia con el aval del Gobierno.

Esa excusa de que el costo laboral es lo que impide que vengan no es cierta, porque las PyMEs en realidad pierden porque la apertura del mercado las obliga a competir con importaciones, por los tarifazos y por los impuestos que este Gobierno sostiene y que también pagan los trabajadores.

Por la rebaja de los salarios no va a venir la inversión que aumente el consumo y entonces pueda subir la producción y se revierta este parate económico y de desastre social.

¿Cómo entonces puede mejorar la situación de los trabajadores?

Dando un aumento de salarios, jubilaciones y planes sociales acorde a la canasta familiar y con reducción de los horarios laborales, para incluir al grueso de los desocupados. Además, hay que crear puestos de trabajo que provoque un desarrollo de la industria nacional, produciendo trenes, aviones, autos. Una situación que ya vivió la Argentina.

Nacionalizando y recuperando todos los recursos naturales: el petróleo, la minería.