Mauricio Macri dejó de ser abstemio y ya consume alcohol, costumbre que no tenía antes de ser presidente.

Ahora el mandatario argentino acostumbra a tomar cerveza. Pero extrañamente la mezcla con una gaseosa poco convencional.

Así lo cuenta Clarín, que compartió la gira por Oriente con el Presidente. Mauricio Macri se deja caer en un sillón al aire libre, en la terraza del Palace Hotel de Tokio. Se afloja la corbata y dice: “Esto es lo que queda de mí después de la gira”. A menos de cinco metros, detrás de un ventanal que devuelve una vista serena pero imponente de la capital japonesa en este mediodía de sol, hace gestos Antonia. La nena viene corriendo. El Presidente la abraza, la besa varias veces y le pregunta qué pileta le gustó más, si la de Dubai, la de Beijing o la de Tokio. Antonia huye corriendo. El mozo le trae a Macri una cerveza tirada. Es raro verlo tomar una bebida con alcohol: hasta hace poco sólo consumía gaseosas, aunque ahora tampoco deja de hacerlo porque a la cerveza la corta con Fanta".

Macri toma cerveza con Fanta, la gaseosa naranja de la línea Coca, una mezcla muy poco común. El hecho generó rechazo en las redes y burlas.

Embed

Embed
Embed
Embed
Embed
Embed

En esta nota