El Presidente Mauricio Macri ya viajó a Asia para una gira que lo llevará por China, Japón y Emiratos Árabes, pero antes tuvo tiempo de organizar un almuerzo cumbre con uno de los protagonistas de un tema de actualidad: el entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, en la previa del Superclásico del próximo domingo, en La Bombonera.

El encuentro se mantuvo fuera de la agenda oficial del jefe de Estado. Al mediodía, el DT del Xeneixe se acercó desde el entrenamiento del equipo hasta la Casa Rosada para almorzar con el ex mandamás de la institución, entre 1995 y 2007. En ese lapso, Guillermo llegó al club como jugador, donde ganó 16 títulos, y mantuvo una muy buena relación con Macri.

Según reveló el diario Olé, el tema casi excluyente fue el esperado: el encuentro contra River del próximo domingo, a las 17, en La Bombonera. El almuerzo se habría arreglado con un llamado directo de Macri a Guillermo. Fue una de las tres reuniones que el primer mandatario mantuvo el jueves. Luego, se vio con Graciela Ocaña, flamante incorporación de Cambiemos, y el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao.

"El Presidente, dicen, suele ponerse ansioso en la previa del superclásico", remarcó el diario deportivo.