El genocida Alfredo Astiz defendió a la Gendarmería por el operativo represivo que terminó con la desaparición de Santiago Maldonado el pasado 1 de agosto en Chubut. El represor pronunció sus últimas palabras en el juicio por la Megacausa de la Esma, que investiga 789 delitos de lesa humanidad perpetrados en el centro clandestino.

"Parecía que nuestro país no tenía posibilidades de recibir ataques contra nuestra soberanía, sin embargo, últimamente han aparecido en el sur del país movimientos secesionistas que escudándose en ridículas reivindicaciones ancestrales pretenden crear una nación independiente apropiándose de nuestro territorio", comenzó Astiz.

Embed

"En los últimos graves hechos producidos por los movimientos secesionistas en la provincia de Chubut el principal tema de debate de los políticos en los principales medios no era cuál era el movimiento, ni cuál era su objetivo. El principal tema de debate era si un Gendarme tenía una piedra en su mano o no", cerró el genocida.

Astiz además dijo que no pedirá perdón por los delitos cometidos. "La guerra contra el terrorismo no se gana, es una guerra sin tiempo", sostuvo el genocida, quien criticó al ex presidente Néstor Kirchner por presionar para que la Justicia enjuicie a los dictadores.

El juicio investiga los delitos cometidos en la ExEsma, un Centros Clandestino por donde pasaron, según las estimaciones, mas de 4.000 detenidos, la mayoría asesinados o desaparecidos.

En esta nota