Un fallo del fuero previsional abre la puerta a un fuerte recorte en el pago de las sentencias a jubilados que litigaron contra la ANSES, amparados en la flamante ley de "reparación histórica" promovida por el macrismo como una forma de recompensar a los trabajadores retirados.

LEE MÁS "Más de la mitad de los jubilados debió recortar gastos"
Según la determinación del juez previsional Juan Fantini, en una causa de un jubilado que inició la demanda en 2005, corresponde calcularle la sentencia y su nuevo haber en base al índice de la nueva ley y no el que venía usando el poder Judicial a partir del fallo Badaro. Esa medida significa reducir a la mitad el dinero que iba a cobrar el jubilado.

Embed

Hasta la sanción de la ley, las jubilaciones se actualizaban por el Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción (ISBIC), que entre 1995 y 2009 acumuló un alza del 435%. Con la ley ómnibus (que incluyó blanqueo de capitales, entre otros puntos), las sentencias a jubilados y el nuevo haber se actualizan en base a la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), que en el mismo período subió solo 178%. De ahí la diferencia.

En declaraciones al matutino Clarín, el abogado Adrián Tróccoli criticó la decisión del magistrado, a la que consideró "una grave violación a los derechos de los jubilados, que hace que quienes vieron sus juicios más demorados vean sus haberes tan disminuidos por aplicación de un índice que no llega a cumplir con los estándares fijados por la Corte Suprema hace 8 años".