El intendente de Quilmes, Martiniano Molina, sufrió su primera baja entre los funcionarios locales después de que su Jefe de Gabinete, Ariel López, presentara la renuncia por haber trabajado como funcionario de la última dictadura.

López se desempeñó como director de prensa entre 1982 y 1983, durante un período de la intervención militar en Berazategui y debió renunciar a su cargo ya que una ordenanza quilmeña prohíbe que el Ejecutivo designe funcionarios que hayan colaborado con el Gobierno de facto.

El cargo que ocupó López trascendió a través de un capítulo del libro de Alberto Moya, Leña: la historia 'Negra' de Berazategui (Cap.:"Las puertitas del señor López") publicado en 1995, donde se cuentan detalles de su paso por la gestión militar.

La salida de Ariel López fue confirmada por la dirección de prensa del municipio a través de un comunicado: "(...) La renuncia a su cargo de Jefe de Gabinete, el Sr. Ariel López. La misma ha sido aceptada por el intendente Molina, que en las próximas horas dejará definida la nueva estructura de su Gabinete".

"El señor López se desempeñó en su cargo dentro de esta Municipalidad desde el pasado 10 de diciembre, habiendo sido en los últimos años funcionario del ministerio de Medio Ambiente de la Nación y con anterioridad, y durante muchos años, titular del área de Cultura de la Municipalidad de Berazategui, desde donde desarrolló una tarea que fue amplia y sostenidamente reconocida por la comunidad".