El gobierno dio marcha atrás con el impuesto del 17 % que planeaba imponer sobre el vino y el champagne. La decisión tomó conocimiento en el día de hoy, luego de la reunión privada que Mauricio Macri mantuvo con Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza. La misma fue previa al encuentro del presidente con mandatarios de todo el país.

Embed

En los últimos días, Cornejo había denunciado los problemas que el impuesto iba a generar. Denunció que se vería perjudicada la exportación, al tiempo que sostuvo "una economía santa no tiene que tener impuestos distorsivos". El sector produce 105.000 empleos directos y más 280.000 indirectos, con una producción que abarca 230.000 hectáreas en todo el país.

Según Presidencia de la Nación, la decisión de quitar el impuesto al vino y al champagne fue tomada por el propio Mauricio Macri. El resto de los gobernadores siguen aguardando las respuestas del Gobierno ante los pedidos sectoriales hechos en el marco de la reforma tributaria.