Los datos que ofrece el mundo virtual no dejan de sorprender: Ramón Torres es el psicólogo más visitado del mundo en Facebook, con más de siete millones de seguidores. Es psicólogo y máster en psicología clínica de Paraguay, dicta charlas sobre parejas en distintos países y es columnistas de los diarios más importantes en Latinoamérica.

Su libro “El amor, así de simple, así de complicado”, suma tres años en el top ten de Amazon.com, manteniéndose como uno de los más vendidos a través del portal digital. Sus consejos profesionales le han hecho ganar espacio en internet, en donde para muchos se ha convertido en el nuevo “gurú” del amor y de las relaciones personales del momento.

En sus charlas, Ramón Torres quiere mostrar otra perspectiva de todo lo que afecta a las personas y las familias, cuando sufren por amor. Frecuentemente estas personas vagan por la vida buscando la felicidad, con la esperanza de encontrar a otras personas que las hagan felices, sin sospechar que, cuando las encuentran, éstas también buscan lo mismo y “cargamos en los hombros de nuestra pareja o un tercero, la responsabilidad que es nuestra. Cada ser humano tiene que encontrar la felicidad en uno mismo”. “El amor es la fuerza más poderosa del universo, es el vínculo perfecto entre los seres humanos. Es el mecanismo para hacer feliz a otra persona”, dice, muy convencido.

-¿Se puede aprender a amar?

- El amor es básicamente una decisión, no un sentimiento. La mayoría confunde el amor con el enamoramiento, que es la primera etapa en la relación de pareja. Porque enamorarse y amar no son la misma cosa. Lamentablemente, en esa etapa de locura y pasión, muchos se casan, viven juntos, o ya tienen hijos, deudas, u obligaciones diversas. Enamorarse dura 3 años en promedio, a veces mucho más, a veces mucho menos, pero siempre se termina. Y al acabar el enamoramiento, muchos piensan que ya nada tiene sentido, porque se acabó el amor; la verdad, puede que aún ni hayan comenzado a amar. El amor es la decisión de hacer feliz a quien se dice amar; es una elección y decisión diaria, para mantener el cariño, los detalles, las miradas pícaras, o los masajes mal intencionados. El amor es una conexión fuerte y profunda entre dos seres humanos, que deciden ser amigos, compinches, y cómplices. Porque el amor solo se construye entre dos.

-Y dejar de amar ¿también es posible?

-Dejar de amar también puede ser resultado de una decisión, y requiere de ciertos procesos. A veces se deja de amar poco a poco, por indiferencia, por descuido, o por mucho dolor. Y si aún hay amor, el duelo es el camino indicado. El duelo es ese momento de intenso dolor al comprender que la pareja ya no quiere seguir el proyecto de vida juntos. Es una etapa de profundo dolor y desconcierto. Se llora hasta el alma, y se desangra el corazón gota a gota. Pero se supera. Tiempo después, te ríes de ti. Si, te ríes de ti, por lo mucho que sufriste o lloraste por un amor sin amor. Y te sientes libre para volver a vivir. La reflexión personal es la clave para superar esta etapa con mayor celeridad. Si con el tiempo uno se da cuenta que no puede salir de esa emoción tan difícil, no es mala idea hacer terapia con un profesional psicólogo.

-Usted dice que "la felicidad sólo se decide en la mente" ¿Qué es ser feliz? ¿Cuáles son los beneficios de serlo?

-La felicidad es una decisión personal. Hay personas pobres infelices. Personas ricas infelices. Personas enfermas infelices, personas sanas infelices. La mayoría siente que le falta algo en la vida, aunque le sobre todo. La felicidad entonces no depende de cosas materiales, de tener trabajo, de tener salud, o de cosas externas. Ser feliz es una decisión personal que se decide en la mente de cada ser humano. Lamentablemente no hemos sido enseñados, y nos dejamos llevar por el marketing de esta sociedad que traduce todo a tener dinero, posesiones, a tener cosas, o al éxito y la fama. O en otros casos se cree que para ser feliz se necesita tener pareja, hijos, o familia. Para ser feliz no se necesita tener mucho, sino lo necesario. Pero sobre todo, lo más importante para ser feliz es tener paz.

-¿Qué rol juegan los miedos en la búsqueda de la felicidad?

-Cada ser humano maneja sus miedos a su manera. Algunos ni se dan cuenta de que lo que le impide ser feliz es justo el miedo a serlo, a no sentirse capaz. Hay muchas fobias que son trastornos muy profundos, entre ellas la Querofobia, que es un miedo persistente a cualquier cosa que nos llena de alegría. Es la sensación que luego de la felicidad siempre queda el vacío o la soledad, como un contraste serio que no se quiere pasar. Si se piensa en ganar la lotería, de inmediato aparece el miedo en quedarse nuevamente sin dinero, y pensamientos negativos sobre todo eso, en vez de la alegría del momento. Y cuando se alcanza el bienestar, el miedo a perderlo destruye todo sentimiento de felicidad. El temor a ser feliz se combate con terapia, con procesos de reflexión, y con el deseo de cambiar. Hay que crear conciencia y descubrir que en la vida hay momentos buenos o malos, que esas son cosas normales, y que tenemos la capacidad de sobrevivir a los miedos que a veces nos confunden el proceso del pensamiento. Y así buscar repetir los procesos buenos, evitar los malos, y además madurar en el proceso.

-¿Se puede cruzar la barrera entre el ser y el deber ser?

-Es una gran pregunta. Tenemos una gran presión social sobre el "deber ser", y cuando "el ser" no concuerda, los principios y valores éticos entran en conflicto, hasta que la conciencia se despierta o se duerme para siempre. Cuando la moral aparece, nos obligamos a ser lo que todos esperan. Así se establece en la mente lo bueno y lo malo, como normas que rigen la conducta de cada ser humano. Pero vivimos una sociedad hipócrita, razón por la cual nos mimetizamos para "parecer ser" sin serlo, porque nos damos cuenta que es algo aceptado en la sociedad. Es un gran problema ético, y por eso se crean divisiones entre lo que es legal, lo que es moral, y lo que es ético. Y en esa lucha de intereses a veces perdemos la noción de las cosas, asumimos que no es tan importante "ser", mientras que podamos "parecer". Grave dilema que pocas personas han resuelto en la vida.

-¿Es la falta de límites un problema en el amor?

-La falta de límites es un grave problema en las relaciones de amor, y las relaciones interpersonales. Normalmente se interpreta que el límite es pesado, como un problema. Pasa mucho con los padres de niños de esta generación, que por las nuevas leyes que protegen a los menores, son casi esclavos de sus hijos. Así la sociedad va de un extremo al otro. Y por eso los padres no pueden controlar, no pueden poner límites, no pueden corregir. Cuando los niños son niños es el tiempo para colocar las reglas de la familia, la colaboración en los quehaceres de la casa conforme a la edad y capacidades, o el esfuerzo necesario para lograr las cosas de la vida. Sobre la conducta, sobre la educación, sobre las normas aceptadas en el hogar. Y niños sin límites se convierten en adultos sin límites. Sin control. Los límites en el amor son muy importantes. Pasa en las relaciones de pareja también. Se asumen cosas sin hablar. Pocas veces se conversa sobre lo que cada uno puede aceptar o entender como adecuado. Y con esas reglas "no habladas" se generan problemas graves que destruyen el amor.

-Ramón, usted tiene una inmensa cantidad de seguidores en las redes sociales ¿Cómo cree que influye en la vida cotidiana el uso de estas nuevas formas de comunicación?

-Desde mi forma de ver la vida, una red social tiene el componente importante de dar razones para reflexionar. Y es una fuente importante de sabiduría de cientos de profesionales que se puede leer, asimilar, aprender. Es obvio que no todo en las redes es cierto, hay que saber discriminar sobre las fuentes. Pero la reflexión personal es la clave. Cuando alguien tiene problemas serios, en cualquier área de la vida, debe aprender a buscar ayuda, y las redes son un buen elemento. Si puedes ir a terapia es una buena decisión, porque eso te hará bien. Si no puedes, el camino es la reflexión. La reflexión viene cuando te das tiempo para analizar la vida que llevas y llegar a tus conclusiones personales, que te indicarán el camino para cambiar lo que vives, y de ser posible, ser feliz. Creo que ese es el mejor de los roles de las redes sociales. Y no ignoro que también sirve para que algunas personas, basados en el anonimato, puedan hacer mucho daño. Las redes, como todo en la vida, deben ser seguidas con cierto cuidado, en especial para los menores de edad. Ese es un arduo trabajo de los padres en estos tiempos, porque hay millones de perfiles falsos creados para fines no tan santos. Como siempre, hay que ir con cierto cuidado. No todo es malo, no todo es bueno, y cada uno debe ir con los ojos bien abiertos.

De visita en Buenos Aires

Miércoles 26 de JulioTeatro Carlos Gardel, Valentin Alsina

Jueves 27 de JulioTeatro de la Sociedad Italiana, San Fernando

Viernes 28 de JulioTeatro de la Sociedad Italiana, San Miguel

Sábado 29 de JulioTeatro Coliseo B, Lomas de Zamora

Domingo 30 de JulioTeatro UOM, San Justo

En esta nota