La ex presidenta Cristina Kirchner será homenajeada y eso despertó el rechazo de parte de un grupo de intelectuales, críticos de su gestión al frente del Ejecutivo. Los mismos están nucleados en el colectivo conocido como Plataforma 2012, que surgió precisamente en aquel año como contraposición a Carta Abierta.

Las universidades de Quilmes y Avellaneda convocaron para este miércoles a las 17 a la entrega del doctorado Honoris Causa a Cristina Kirchner. El evento tendrá lugar en la sede de la UNQ, ubicada en uno de los distritos del conurbano que hoy son gobernados por un intendente de Cambiemos (Martiniano Molina).


Los intelectuales denunciaron que "sectores de las universidades públicas que siguen funcionando de un modo completamente partidista". Al respecto, agregan que "las consideraciones con que los Consejos Superiores otorgan el doctorado honoris causa a la ex presidenta apelan "objetivamente" a los logros de su gobierno. Pero no hay nada de objetivo en ello: ¿acaso el balance sobre esos "logros", como sucede con la casi totalidad de los gobiernos, no dividen al país y a la comunidad académica?"

Asimismo, se preguntan: "¿Pueden elaborarse argumentos universalistas –como los que una distinción universitaria debería promover– para una figura política que ha consagrado la visión del adversario como enemigo?"

Entre los firmantes están Héctor Bidonde, Roberto Gargarella, Alejandro Katz, Beatriz Sarlo, Maristella Svampa, Rubén Lo Vuolo, Pablo Alabarces, Mario Kiektik, Daniel Muchnik y José Nun, entre otros.

Preocupados por el vaciamiento de las universidades

Además, denuncian el vaciamiento en el presupuesto universitario durante la gestión de Mauricio Macri, aunque, aseguran, ese reclamo se ve empañado por el homenaje a Cristina.

"Una de las más graves consecuencias, en estos momentos, es que también distorsionan la necesaria lucha que debería dar el mundo académico e intelectual ante las amenazas de reducción del presupuesto universitario y científico que está promoviendo el actual gobierno nacional. Convertir a las universidades en bunkers militantes del ex-oficialismo devalúa cualquier reclamo que se pueda hacer al actual gobierno, ya que lo convierte en argumento de una lucha facciosa", expresan en el documento.

"No hay que olvidar-agregan los filósofos, ensayistas y escritores- que el presidente Macri se había comprometido en su campaña a elevar el presupuesto de ciencia y tecnología del 0,7 y 0,8% del presupuesto nacional que tuvo durante el gobierno anterior, al 1,5%; pero en el proyecto de presupuesto presentado para el año próximo lo baja al 0,59%".