En horas de la madrugada, la Cámara de Diputado convirtió en ley la paridad de género. Con 168 votos a favor, en 2019 el 50 % de las candidaturas deberán ser para mujeres. Si bien la ley salió por amplia mayoría, 4 diputados votaron en contra: tres ligados a Cambiemos y uno a la izquierda.

Dentro del oficialismo, los diputados Nicolás Massot y Pablo Torello emitieron su voto negativo, mientras el radical Héctor Roquel votó en el mismo sentido. También el diputado del Frente de Izquierda, Pablo López, votó en contra de la disposición.

Pese a que el macrismo fue uno de los pocos espacios en votar de forma negativa e incluso en intentar impedir su tratamiento, el impulso de las diputadas de diversos bloques logró su aprobación.

La implementación de la ley de paridad de género promueve que en las listas de candidatos a legisladores nacionales la composición entre mujeres y hombres sea equilibrada. En 2019, la representación de mujeres pasará del 33 al 50 por ciento.

El proyecto, que había sido aprobado en octubre de 2016 por el Senado, incorpora el artículo 60 bis en el Código Nacional Electoral y fija la obligatoriedad de intercalar candidatos de ambos sexos en las listas de legisladores nacionales.

En esta nota