United Colors of Benetton es una empresa del rubro textil, dedicada a la moda, que se fundó en 1965 en Venecia por un grupo de hermanos italianos. Durante su historia, protagonizó fuertes polémicas con sus campañas publicitarias.

Embed

Hay dos cosas que la caracterizan: el uso de colores vivos y llamativos en su ropa, como también sus campañas publicitarias que, a partir de 1980, pasaron retratar temas ignorados por la sociedad en su conjunto.

Entre esos tópicos se encuentran la discriminación racial, la concientización sobre el VIH (en plena epidemia mundial) o conflictos religiosos, étnicos, entre otros. Una de sus imágenes más impactantes fue cuando publicaron una afiche en el que se podía ver al activista David Kirby muriendo de SIDA en su cama, con un impactante parentesco a Jesucristo.

Embed

En las palabras del propio Oliviero Toscani, director creativo del grupo empresarial, le dijo a la revista TIME que se trató de un experimento que les fue redituable: "Desde el punto económico, vende !Sí! Le rinde a Benetton, seguro".

Esas campañas impactantes y que generaron polémica catapultó el nombre de la marca, que se volvió definitivamente conocida a nivel mundial y que la haría expandir su producción. En los 90', ingresaría a la Argentina.

La colorida reconquista del "desierto" argentino

Actualmente Benetton es el mayor latifundista en la Argentina con más de 970.000 hectáreas en terrenos que llegan hasta la Patagonia, y produce tan solo el 10% de la lana que utiliza.

De acuerdo al informe del programa de C5N "ADN", Esas tierras fueron originalmente donadas a una agrupación inglesa, que a fines de 1800 aportó dinero y armas a la campaña del desierto a cambio de una recompensa. Esas tierras se nuclearon bajo la asociación "The Argentinean Southern Land Company", que tuvo el control territorial hasta 1983, cuando cambia su nombre a "Tierras del Sud Argentino".

Embed

Ya para principios de los noventa, mediante una operación de Van Ditmar Propiedades, Benetton compró dichas tierras y se convirtió en la empresa con más porción territorial del país.

Actualmente, la estancia de los modistas italianos en el sur del país cuenta hasta con una comisaría interna, con su propio patrullero policial. Hace años que lo mapuches vienen sufriendo los ataques de las fuerzas, tanto estatales como privadas, que responden a la multinacional.

Resulta irónico que una empresa que supuestamente busca "mostrar lo que la gente no quiere ver" no lo haga cuando ella es la victimaria, y que el conflicto recién se volvió visible por la desaparición de un hombre blanco de clase media.