La Policía y Gendarmería reprimieron a los 600 trabajadores despedidos de la planta de Pepsico en Vicente López. La medida fue tomada por la multinacional, supuestamente, para trasladar la producción hacia otra fábrica en Mar del Plata. Detrás de la decisión empresarial hay un viejo conocido.

Se trata de Marcelo Bombau, que obtuvo sus minutos de fama en 2009 como presidente de Torneos y Competencias. En ese momento, el Estado acordó con la AFA que esta rescindiera el contrato de televisación y así naciera el Fútbol para Todos.

En diversas entrevistas de aquel entonces, Bombau sostenía que "lo más democrático es que el que quiera ver fútbol, que lo pague". Eran tiempos de los "goles secuestrados", expresión utilizada por la ex presidenta Cristina Kirchner a las condiciones en las cuales la socia de Clarín se quedaba con el negocio: con partidos codificados y la prohibición de transmitir imágenes de los encuentros hasta el domingo a la noche.

Bombau con Niembro

Ahora, Bombau cumple otra función: es gerente suplente de Pepsico. Así figura en un edicto publicado en enero de este año en el Boletín Oficial, en el que se publicitan las nuevas autoridades de la empresa.

Como socio del estudio de abogados MMB, Bombau se presenta como uno de los que está a cargo "de los departamentos de Fusiones y Adquisiciones y Telecomunicaciones y Medios y lidera el departamento de Derecho del Entretenimiento". Allí figura su experiencia en Torneos, en editorial Perfil y en Pepsico "en la adquisición de Dilexis", nombre legal de la empresa que fabrica las galletitas "Tía Maruca".

Embed