En la mañana de este martes 31, el ex modelo y conocido manager de modelos, Leandro Santos, fue detenido en el barrio de Núñez por la División Investigación Federal de Fugitivos imputado en una causa por prostitución Vip en Uruguay,

Santos, que era el representante de Florencia Cocucci (la modelo que declaró en la causa en la causa por la muerte de Alberto Nisman) tenía un pedido de captura internacional emitido por el Juzgado Letrado Penal Especializado en Crimen Organizado, por el delito de Proxenetismo y Explotación Sexual de Menores.

Desde la justicia del país oriental venían pidiendo la extradición del manager, por estar implicado en una red de trata de personas con fines de explotación sexual en Argentina, Punta Del Este y Miami.

LEÉ MÁS: La confesión política de una periodista de Clarín

Según Diario Popular, el joven manager Fundó su agencia de modelos hace 10 años y cobró notoriedad rápidamente por contar en su staff con modelos y vedettes de la talla de Adabel Guerrero, Cinthia Fernández, Claudia Ciardone, Florencia Tessouro, Silvina Escudero y Lourdes Sánchez, según se detallaba en la web oficial de su agencia de modelos por ese entonces. También pasaron por allí Erika Mitdank–la ganadora del concurso con el que el millonario Ricardo Fort buscó “una novia” en ShowMatch- y Eugenia Lemos.

Asimismo, Santos disfrutó de algunos minutos de fama en los inicios de su emprendimiento cuando se convirtió en el novio de la modelo Zaira Nara, que se convirtió en la cara visible de Leandro Santos Models, luego devenida en Latin American Models.

La expansión de su agencia lo llevó a participar de las fiestas que organizaba el Hotel Conrad de Punta del Este, en las que tomó contacto con sus futuros socios en el supuesto negocio de la prostitución vip. La movida no tardó en ser advertida por la justicia de ese país y la jueza Graciela Gatti libró una orden de detención.

La justicia uruguaya solicitó extradición de Santos por el delito de proxenetismo pero Mariano Cuneo Libarona presentó un hábeas corpus en la Argentina y la extradición quedó nula. La causa en Uruguay se demoró varios años en los cuales sólo quedaron procesados y con prisión preventiva los socios orientales de Santos, identificados como R. R. D. y J. M. A. F.

Entre los varios testimonios abiertos en su contra, Santos era acusado de traer a la Argentina a modelos uruguayas para participar de orgías que él mismo organizaba en un galpón del barrio porteño de Palermo con empresarios de alto poder adquisitivo.

En esta nota