Los nombres de Joesley Batista y su hermano Wesley aparecen en los principales medios del mundo occidental desde anoche, cuando el Jornal O Globo informó que entregaron a la Procuradoría (Fiscalía) General de la República grabaciones en las que el presidente de Brasil, Michel Temer, y el excandidato presidencial, Aécio Neves, aparecen negociando sobornos.

Joesley, de 44 años, fue quien el 7 de marzo pasado se reunió con Temer y lo grabó secretamente mientras le contaba que que mantenía pagos al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha y a su operador, Lúcio Funaro, ambos en prisión.

La reunión no estaba programada, pero Joesly Batista no es un empresario cualquiera. Batista preside el directorio de JBS S.A., la principal compañía cárnica a nivel mundial y el mayor productor mundial de proteínas de origen animal. En Uruguay, esta empresa opera desde hace ya varios años en el Frigorífico Canelones, desde donde aprovecha la operativa para entrar a mercados como Estados Unidos, Canadá, México, la Unión Europea y China.

Seguí leyendo en Nodal

En esta nota