Los estados contables de la cooperativa SanCor revelan qué ocurrió durante el 2016 para que los directivos cierren cuatro de sus plantas y anuncien el despido de 500 trabajadores, que podría aumentar a 2000 en los próximos días, según confesaron desde el sector a El Destape.

Los datos de SanCor, a los que tuvo acceso la Universidad de Avellaneda, muestran que la exportación de lácteos de la cooperativa cayó un 58 por ciento. En 2015, la cantidad vendida al exterior fue 444,7 millones de dólares, mientras que en 2016 se redujo a 185,6 millones de dólares.

La producción de la compañía también se desplomó un 29% en 2016. Durante el año 2015, 423,1 millones de litros de leche, mientras que en 2016 cayó a 301,4 millones. Desde el sector explicaron que cientos de tambos cerraron debido a que el pago a los productores era 3,2 pesos por litro, una suma que ni siquiera alcanza para pagar los aumentos de la luz. La producción cayó, porque se volvió poco rentable.

Embed

Las cifras muestran que se dio una excepción: las ventas de SanCor en el mercado interno aumentaron, pese a que a nivel general el sector lácteo cayó un 25,3% pasando de 28,97 litros anuales por habitante a 23,12 litros por día. La caída de las exportaciones -principal fuente de ingreso-, el aumento de la luz y los problemas de los productores fueron un cóctel explosivo que acabó con la cooperativa SanCor.

El secretario general de Atilra, Héctor Ponce, advirtió que la compañía podría salvarse con inversores extranjeros y la renovación tecnológica. Sin embargo, desde la cúpula de la compañía decidieron despedir y cerrar plantas en un proceso de reestructuración. Desde el sector advierten que el siguiente paso del plan de ajuste es el despido de 1500 trabajadores más.

LEER MÁS: Por la crisis, cerró una importante planta de La Serenísima

En esta nota