Cuando era precandidato presidencial del partido Republicano en los Estados Unidos Donald Trump -hoy presidente electo en una elección histórica porque venció ante todos los pronósticos- habló de la Argentina y no lo hizo de la mejor manera. El excéntrico millonario, famoso por su estilo verborrágico y con expresiones racistas, puso al país y a Venezuela como malos ejemplos en los que puede convertirse su nación si ganaba Hillary Clinton.

Embed

En una entrevista con NBC, en mayo de este año, Trump se venía refiriendo a la disputa por las nominaciones a la Corte Suprema, que tiene una vacante libre por el fallecimiento del juez conservador Antonin Scalia y que la oposición republicana se niega a tratar con Barack Obama en la Casa Blanca.

LEE "Los Rolling Stones, furiosos con Donald Trump"

Allí, Trump advirtió que sus rivales, en caso de ganar, elegirían jueces para el máximo tribunal que convertirían a los Estados Unidos "en países como Argentina o Venezuela". "Si no gano, tendremos una Corte que cambiará este país como jamás imaginas. Este país será completamente diferente. Será como Argentina o Venezuela", advirtió el magnate y remató: "Si no elegimos los jueces correctos, este país cambiará para siempre".

Curiosamente, Donald Trump y Mauricio Macri supieron tener una relación aceitada y hasta estuvieron a punto de hacer negocios inmobiliarios juntos en el estado de Florida durante la década de los '90. El vínculo entre ellos, según confesaron ambas partes en diversas entrevistas a lo largo del tiempo, fue muy bueno.

Trump también es conocido por sus expresiones despectivas hacia México, por ejemplo. Propuso la expulsión de inmigrantes ilegales de su país, como así también la construcción de una gran muralla en la frontera azteca.