El Congreso vuelve a generar controversia tras el dietazo que decretaron y luego dieron marcha atrás (solo en Diputados). Gran parte de la agenda de trabajo que diputados y senadores tenían este martes se suspendió por el viaje de varios legisladores a Estados Unidos para ver el desarrollo del comicio que define entre Donald Trump o Hillary Clinton.

LEE MÁS "La insólita justificación del asesor de Macri sobre el voto electrónico"

Por la visita al país del Norte, se suspendió la reunión de la comisión de Salud en la la cámara de Diputados, en la que iban a tratarse modificaciones a la Ley de SIDA y de Lactancia Materna. Asimismo, se suspendió la reunión de la comisión de Transporte.

Asimismo, en la Cámara alta se pospuso la reunión para analizar la polémica reforma electoral, que busca instaurar el voto electrónico para las elecciones de 2017. La decisión fue cuestionada por expertos habían sido convocados a exponer este martes y que son críticos de la materia.

Embed

Embed

Según precisó el portal Política Argentina, los representantes que viajaron a los EE.UU. son los oficialistas. Silvia Lospennato, Luciano Laspina y Alicia Besada entre los macristas, así como los radicales Mario Negri, Patricia Giménez, Karina Banfi, Alejandro Echegaray, Soledad Carrizo y Miguel Nanni, además de Fernando Sánchez, de la Coalición Cívica. A ellos se le sumaron Marco Lavagna, Graciela Camaño y Alejandro Snopek, del Frente Renovador, Guillermo Snopek, del Bloque Justicialista y Analía Rach Quiroga, del FpV.


Precisamente, un tuit de la diputada massisa Graciela Camaño, que mostraba a varios diputados en un micro en los EE.UU, desató la ira de muchos usuarios. "Rumbo a los centros de votación de Virginia y Maryland", escribió aunque luego borró.

Embed
Camaño

En cambio, sí habrá actividad en el Senado para debatir el Presupuesto 2017, que cuenta con media sanción de Diputados, y parte del bloque del Frente para Victoria presentará su proyecto para limitar la "ceocracia", que implica una reforma de la ley de Ética Pública para limitar la entrada y salida de gerentes de empresas en áreas del Estado directamente vinculadas a su actividad.