El Gobierno firmó un acuerdo de inversiones con un país que la misma Argentina consideraba guarida fiscal y hoy es acusado de financiar el terrorismo mundial. El memorando secreto con Qatar investigado por El Destape planificaba la creación de una offshore a donde querían dirigir dinero de los jubilados. La Justicia frenó la ejecución del tratado, por ilegal.

En noviembre, Qatar prometió enviar U$S 1.000 millones y el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) otros U$S 300 millones a un paraíso. Se comprometieron las partes a crear una compañía fantasma, probablemente Londres, que luego invierta en la Argentina, lejos de los controles obligatorios para el dinero de la ANSES. La estrategia de inversión del país árabe suele involucrar estas sociedades, pero están expresamente prohibidas por la Inspección General de Justicia desde 2005.

Por ser ilegal, el polémico memorando fue suspendido por la fiscal federal María Paloma Ochoa. Entre otros, quedaron imputados a Mauricio Macri, Gabriela Michetti, Susana Malcorra, Emilio Basavilbaso y Luis María Blaquier.

El juez Daniel Rafecas desestimó la causa penal, por considerar que no se consumó el delito, pero la titular de la Fiscalía 10 apeló dado que los miembros del Ejecutivo negociaron fuera de la ley y lo iban a ejecutar si el documento no era publicado. El expediente ahora está en manos del fiscal general Germán Moldes, quien debe impulsar el recurso de Ochoa en la Cámara Federal de Comodoro Py.

LEER MÁS: La bicameral que debe investigar el memorando con Qatar se reunió sólo una vez en 17 meses

Desde hace 15 días, Arabia Saudita, Egipto, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Yemen y Libia cortaron relaciones diplomáticas con la nación asiática por acusarla de apoyar y financiar a grupos terroristas, incluyendo a Al Qaeda y al autodenominado Estado Islámico. El propio Donald Trump reveló que “la nación de Qatar, lamentablemente, ha históricamente financiado el terrorismo a un nivel muy alto”. En conferencia de prensa, el presidente de Estados Unidos demandó: "Debemos detener el financiamiento del terrorismo".

Gastón Gaudio, nexo entre Argentina y Qatar y particular que recibió información con secreto de Estado por parte de funcionarios locales, abogó por Twitter una pronta resolución del conflicto trasnacional. “No es una decisión muy sabia de Arabia Saudita, EAU y los vecinos de sancionar a Qatar. Estar unidos es más importantes que la política”, dijo el ex tenista.

Argentino firmó un memorando con una guarida fiscal

El año pasado, Qatar era considerado guarida fiscal por la propia Argentina. En cambio, desde 2017, luego de firmar el memorando, pasó a ser considerado como de normal tributación. Mediante el Decreto 589/2013, el Gobierno dejó de realizar listas negras y las cambió por las blancas, que incluye naciones que firmaron acuerdos bilaterales de intercambio de información y de doble tributación o sólo se comprometieron a hacerlo.

En el primer listado, de 2014 y 2015, la AFIP incluye al Estado del príncipe Tamim bin Hamad Al Thani. Por decisión del gobierno de Cristina Kirchner, la nación catarí dejó de figurar en la de 2016. Sin embargo, en la última lista de jurisdicciones cooperantes, vigente desde el 1 de enero de 2017, volvió a aparecer.

Es decir, para la Argentina, Qatar no era un país transparente al momento en que se pactaron las inversiones truncas, sino una guarida. La ausencia del emirato árabe en 2016 se entiende porque el país retiró su compromiso para firmar acuerdos de cooperación. Quizás, entre las negociaciones secretas, el gobierno de Macri prometió darle un mejor tratamiento fiscal.

La historia detrás del polémico acuerdo que no trajo inversiones

El 6 de noviembre, el director de la Autoridad de Inversión de Qatar (QIA, por sus siglas en inglés) firmó un memorando de entendimiento con el titular del FGS, Luis María Blaquier. El organismo situado en Doha quedó en aportar U$S 1.000 millones a un fondo de inversión y el dependiente de la ANSES, U$S 300 millones. El mismo texto consideró fundar una offshore "para asegurar la mayor eficiencia impositiva"; es decir, evadir. El documento no aclaró cuál tasa de interés hubieran pagado, por lo que se podía esperar un retorno nulo para la Argentina.

El mecanismo de inversión catarí suele realizarse vía offshore, dado que estas sociedades carecen de transparencia y no pueden ser controladas. Si el dinero del FGS hubiera salido del país, se le hubiera perdido el rastro y quizás nunca reingresado, ya que los organismos de contralor de los fondos de los jubilados no tienen jurisdicción en el exterior.

Hoy en día, el comercio con Qatar representa apenas el 0,15% del intercambio total de Argentina con el mundo y está en retroceso desde hace tres años. Las exportaciones son principalmente agropecuarias y las importaciones minerales.

La balanza bilateral es deficitaria. En 2015, se le vendieron bienes por U$S 11,5 millones y se importó por poco más de U$S 153 millones, con lo que el rojo fue de U$S 141 millones, según las estadísticas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En esta nota