Tras la brutal represión después del 8M en el marco del Paro Internacional de Mujeres, las trabajadoras sexuales -quienes más conocen cómo enfrentar la violencia policial a diario- presentarán una aplicación para celulares contra la violencia institucional. Se trata de una iniciativa de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (Ammar) en conjunto con otras organizaciones e instituciones aliadas para dar respuesta a los contextos represivos que rodean a la protesta social y al espacio público en general.

Como la señal de murciélago que se proyecta en el cielo cada vez que alguien necesita a Batman en Ciudad Gótica, la Putyseñal funcionará para activar mecanismos de ayuda para cualquier víctima de violencia estatal que se descargue esta App en Smartphones y Iphones. Fue pensada por las trabajadoras sexuales para abordar el hostigamiento policial que sufren todos los días: los agentes las paran en la calle y les elaboran una, dos y hasta tres veces las mismas actas contravencionales, les roban sus pertenencias durante los allanamientos, las extorsionan a cambio de coimas, las someten a requisas vejatorias y maltratos rutinarios. La idea de la Putyseñal es que sirva a la comunidad en general en casos de detenciones, razias, hostigamiento y represión policial.

“Hace un año que venimos pensando este mecanismo de autodefensa gestionado por nosotras mismas. Es para denunciar pero también para frenar atropellos. Ante la represión del 8 de marzo y la cacería de mujeres que sufrimos decidimos poner a disposición este mecanismo porque hay un mayor recrudecimiento de la violencia hacia los sectores sociales que salen a la calle a reclamar sus derechos”, dijo a El Destape, Georgina Orellano, titular de Ammar. “Nos pareció una buena idea lanzarla antes de la marcha del 24 de marzo para que esté activa y a disposición de ahora en más para que la pueda bajar y compartir cualquier persona. Queremos que circule la información”, agregó.

Funcionará como un botón antipánico agitando el celular o ingresando a la aplicación para indicar el lugar de los hechos. Podrán enviar la alerta quienes estén sufriendo violencia o personas que estén presenciando esa situación. Un dato clave: el dispositivo puede funcionar aunque el celular no tenga señal. La señal da aviso a un equipo de abogados antirrepresivos y a organizaciones e instituciones defensoras de derechos humanos, articuladas a través de la App. Además de Ammar, participarán abogados y abogadas de la Federación Argentina LGBT, la Asociación de Travestis, Transexuales, Transgénero de Argentina ATTTA, el Frente Emancipatorio por el Reconocimiento de los Derechos de lxs Trabajadorxs Sexuales en Argentina (FUERTSA) e instituciones como la Defensoría LGBTIQ, la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) y el Programa Contra la Violencia Institucional del Ministerio Público de la Defensa de CABA.

Por otra parte, los y las usuarios podrán acceder a información sobre qué hacer antes y durante una marcha, cómo desconcentrar de las movilizaciones, cómo actuar en caso de detenciones arbitrarias, represión policial y cuáles son sus derechos. La App contará con un listado de números útiles de espacios e instituciones a las que se puede llamar en caso de sufrir violencia institucional y un mapa de todas las comisarías de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en caso de ser detenidos. Y, a su vez, geolocaliza a la víctima la última vez que se activó la App.

Antes de ponerla en marcha, Ammar hizo una prueba piloto en el barrio porteño de Constitución, donde creó un grupo de whatsapp para que las trabajadoras sexuales comunicaran situaciones de violencia institucional. La estrategia fue efectiva y permitió evitar y enfrentar distintos casos de detenciones y hostigamiento por parte de los efectivos de las comisarías 16 y 18 que actúan en la zona.

La presentación formal será en una conferencia de prensa el 23 de marzo a las 10 hs. en el Salón Azul de la Central Argentina de Trabajadores CTA (Piedras 1065), en el marco del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

LEER MÁS: Las trabajadoras sexuales reclaman sus derechos

En esta nota