La compañía Unisol -fabricante de calzado de la marca Puma- cerró su planta en Sanagasta, La Rioja, y comunicó el despido de 140 trabajadores. El municipio de Sanagasta reclama que retrotraigan la medida, mientras que la empresa asegura que no puede competir con los productos importados.

La fabricante de Puma despidió de la planta de Sanagasta a 70 empleados, en Chilecito a 40 y en la ciudad de La Rioja echaron a 30 personas más, informaron a El Destape fuentes del sector textil.

En Sanagasta, 70 familias quedaron sin sustento en una ciudad de 2200 habitantes.

La Asociación Obrera Textil (AOT) denunció que en el último año la actividad sufrió cerca de 1.500 despidos y más de 3.600 suspensiones por el cierre de casi una decena de establecimientos fabriles debido a la apertura de las importaciones.

Puma ya había cerrado la planta que tenía en San Luis. La empresa Herzo S.A, que fabricaba accesorios para la firma, cerró su fábrica ubicada en la localidad de Concarán, en la provincia de San Luis. Allí los despidos fueron casi 200 en una ciudad donde hay 5100 habitantes.

LEER MÁS: Cerró una fábrica de Puma y otras tres suspendieron personal

En noviembre pasado, el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, realizó pedidos al Ministerio de Producción de la Nación contra las importaciones que perjudican el empleo en industriales textiles y del calzado.

El mandatario riojano había solicitado en esa instancia que se adopten medidas urgentes que permitan trabajar en el mediano y largo plazo para que las industrias del calzado y la textil puedan ser competitivas, con importaciones controladas o leyes de compre nacional que facilite la colocación de su producción”.

El municipio de Sanagasta negocia con la empresa para evitar los despidos y recuerda que firmaron un acuerdo con la Casa Rosada por 180 días en que se comprometieron a no echar personal.

En esta nota