Mientras se cierran los acuerdos en el Congreso para consensuar una Ley de Presupuesto, analizamos el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo Nacional y nos preguntamos, ¿es verdaderamente un presupuesto federal? ¿Cómo está prevista la distribución de partidas entre las provincias? ¿Cuáles son las provincias más beneficiadas en el reparto de obras?

El Presupuesto de la Administración Pública Nacional para 2017 prevé un incremento del gasto del 22% respecto del presupuesto vigente para este año. Esos fondos (que superan los $2,3 billones) la Nación los ejecuta en el territorio de las 23 provincias y la Capital Federal. Cuánto dinero se gastará en cada provincia es el eje de la discusión año a año en el Congreso Nacional. Allí se dirime no sólo la asignación de fondos para la ejecución de programas nacionales sino también el dinero que el Poder Ejecutivo Nacional invertirá en obras en cada distrito. En este sentido, la ley de presupuesto no sólo nos da información acerca de las prioridades de gasto (seguridad social, deuda, educación, salud, etc.) sino también evidencia qué provincias serán más beneficiadas y cuáles las castigadas el año que viene por el Gobierno Nacional.

El primer presupuesto de Cambiemos representa varios cambios de paradigma en materia de política económica y la distribución del presupuesto entre las provincias no es la excepción. El proyecto de ley enviado por el Ejecutivo privilegia en el reparto de partidas a la región pampeana, que además de ser la que más recibe en términos absolutos, en 2017 obtendrá de Nación un 53% más de lo previsto para este año. Las partidas para la región de Cuyo se estima crecerán un 48%, las destinadas al NOA un 44% y las enviadas tanto al NEA como la región patagónica se incrementará un 41%. Los fondos para la Ciudad de Buenos Aires, territorio singular por centralizar la administración federal, aumentarán un 34% respecto de lo que viene ejecutándose este año.

A nivel provincial, Neuquén es la que lidera el incremento de partidas nacionales asignadas con un 67% más de presupuesto para 2017. Le siguen Chubut, Buenos Aires y Córdoba con aumentos del 56% y Jujuy que recibirá un 55% más que este año. En el otro extremo, la más desatendida será Santa Cruz a la que la Nación le girará apenas un 1% más que en 2016. Formosa también está entre las que menos incremento de partidas recibirá con un crecimiento del 23%.

En relación a las obras de infraestructura que financia la Nación en las 23 provincias y CABA, también se observa un cambio de prioridades. En La Pampa la inversión crecerá más de un 600% respecto de lo proyectado para este año y pasará a recibir el 1,2% del total de las inversiones nacionales (cuando para 2016 se proyectó una participación del 0,2%). Neuquén y Jujuy aparecen también entre las que mayor incremento de obras tendrán con subas del 387% y 367% respectivamente; así pues aumentarán significativamente el peso relativo dentro del global, acaparando en 2017 el 3,1% y el 3,7% del total (2,2 puntos porcentuales y 2,5 p.p. más respectivamente).

Buenos Aires, que por su tamaño y población siempre se posiciona como la mayor receptora de fondos nacionales, en 2017 también se verá beneficiada ya que los montos para obras proyectadas en ese distrito aumentarán un 100% respecto de lo asignado este año y pasará de acaparar el 23% del total a invertirse en obras en 2016 al 31% en 2017. Por el contrario, Santa Cruz y Salta verán reducidas las partidas nacionales para obras de inversión respecto de lo proyectado para 2016 en un 86% y un 12% respectivamente. Así pues, Santa Cruz pasará de recibir el 5,6% del total de fondos para obras en 2016 al 0,5% del total previsto para 2017. En el caso de Salta, la pérdida de participación será de un punto porcentual.

* Federico Giargia es miembro del Equipo de Gestión Económico y Social (EGES)

En esta nota