Un informe privado sobre el Presupuesto 2018 revela que el Gobierno nacional tendrá que salir a buscar cerca de 56 mil millones de dólares el año próximo para financiar el déficit fiscal, lo que representa el 8,2% del PBI anual.

Según la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera (ASAP), que revisó los números del proyecto presentado por Nicolás Dujovne al Congreso, el Estado nacional precisará 1,009 billón de pesos en 2018 de nueva deuda, lo que implica en la actualidad un total de 56 mil millones de dólares con el tipo de cambio a 18 pesos. El plan de financiamiento para el 2017, elaborado por Luis Caputo, implicaba unos 43 mil millones de dólares entre nueva deuda y refinanciamiento, por lo que habría un crecimiento del 30% en moneda dura.

Según ASAP, la deuda con el Sector Privado (tenedores de títulos públicos más las deudas con los Organismos Multilaterales de Créditos y Bilaterales) alcanzaría el 28,5% del PBI en 2017, con tendencia creciente hasta el año 2020 (37,3% del PIB), para iniciar un descenso hasta el 36,1% en el año 2024.

Los cálculos de este organismo estipularon que las necesidades de financiamiento efectivo para el 2018 será de 1,008 billón, un 8,2% del PBI. Esto es porque el proyecto prevé un déficit primario de más de 678 mil millones de pesos, un 5,5% del PBI. El déficit fiscal del 2015, calculado por ASAP, fue de 4,8% del producto bruto y ascendió a 5,3% en 2016.

Adicionalmente, hay financiamiento intra-Estado, como los adelantos del BCRA ($140 mil millones de financiamiento neto) y de otros organismos en el orden de los 506 mil millones de pesos. El presupuesto prevé financiamiento de organismos multilaterales por otros 95 mil millones de pesos.