La CGT debió rechazar públicamente la reforma previsional, ante la inminente marcha del miércoles de sindicatos opositores al Gobierno. Si no realizaban estas declaraciones, la central podría haber perdido aún más representatividad.

"Hemos manifestado nuestro rechazo y nuestra desaprobación a una negociación que nunca estuvo en la mesa de tratativas por parte de la CGT y del Gobierno", dijo el triunviro Juan Carlos Schmid en referencia a la reforma previsional.

En diálogo con la prensa Schmid y su par Héctor Dáer, confirmaron el encuentro del consejo directivo de la central convocado para mañana y ratificaron las modificaciones realizadas al proyecto original de la reforma laboral.

En este sentido, Schmid dijo: "Resaltamos que las discusiones que modificaron el proyecto original acerca de lo laboral han sido para proteger el núcleo central del Contrato de Trabajo". "Antes de hablar de cualquier otro tipo de reforma, tenemos que ver una recuperación del poder adquisitivo de los jubilados", sostuvo en repudio a las modificaciones previsionales planteadas por el Gobierno.

LEER MÁS: Las pruebas que acorralan a Ángelo Calcaterra y Odebrecht

Si bien la CGT no convocará oficialmente a una marcha contra el Gobierno, las dos CTA, el gremio de camionero que conduce Pablo Moyano y la Corriente Federal de Trabajadores liderada por el bancario Sergio Palazzo llamaron a una movilización el miércoles al Congreso contra las reformas del Ejecutivo.

Luego de varias negociaciones, la cúpula de la CGT y el Gobierno llegaron a un acuerdo en torno a la reforma laboral. El nuevo texto del proyecto consagra la imposibilidad a los trabajadores tercerizados de hacer juicio a las empresas contratantes principales. Asimismo, establece algunos recortes en los conceptos que pueden tomarse como parte del salario a la hora de calcular el monto delas indemnizaciones.