Se presentaron los resultados de la evaluación técnica encargada por el gobierno porteño a UNICEF Argentina, que muestra un aumento de la tasa de mortalidad infantil (TMI) en esa jurisdicción entre los años 2015 y 2016.

El informe lo analizó y lo difundió la Fundación Soberanía Sanitaria, que relevó los datos más importantes.

"En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, durante el año 2016, se registraron 36 muertes más de bebés menores de un año que en el 2015. El vaciamiento y cierre de políticas públicas, la subejecución del pre-supuesto del Ministerio de Salud y la crisis socioeconómica con el consecuente aumento de la pobreza son algunas de sus explicaciones", destaca el informe.

Durante el macrismo se pasó 6,0 muertes por cada mil nacidos vivos a 7,2, un preocupante aumento de la mortalidad infantil.

"Los datos permiten inferir una TMI en CABA para el 2016 de 7,2 muertes por cada mil nacidos vivos, frente a los 6,0 puntos registrados en 2015 que acompañaron el histórico descenso de la mortalidad infantil en nuestro país a solo un dígito (9,7 muertes por cada mil nacidos vivos). Los datos fueron confirmados recientemente por el gobierno porteño en la publicación“Informe de Resultados sobre la mortalidad infantil en la Ciudad en el período 2013-2016”", revela el informe.

El estudio concluye que "se trata de un aumento en el número de muertes de bebés por causas que podrían evitarse con una intervenciónoportuna y ecaz del sistema de salud".

En esta nota