El ex presidente del Banco Central y referente económico del massismo Aldo Pignanelli aseguró hoy que tiene la información de que Alfonso Prat Gay será el ministro de Economía de un eventual gobierno de Mauricio Macri porque "está triunfando el ala ultra liberal" en el PRO.

Además, advirtió que si efectivamente liberan el cepo cambiario, el dólar estará "entre 15 y 20 pesos" y habrá que hacer "una gran devaluación y un flor de ajuste fiscal".

"Nosotros sabemos quién va a ser el ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, y él dice que el 11 de diciembre v a levantar el cepo. La información que tenemos es que sería Prat Gay porque estaría triunfando el ala ultra liberal de Macri", aseguró el economista en declaraciones a radio Del Plata.

Pignanelli recordó que Prat Gay prometió levantar las restricciones cambiarias el primer día de Gobierno, y afirmó que si no lo hace "será el primer gol en contra de Macri".

De todas maneras, advirtió que por la coyuntura económica del país, levantar el cepo el 11 de diciembre implicará "un dólar alto, de entre 15 y 20 pesos".

"Hay que hacer una gran devaluación y un flor de ajuste fiscal, con lo que eso significa en la Argentina. Lo tenés que hacer porque no tenés el primer día los dólares suficientes para enfrentar la apertura del cepo. Hay que ver cómo se llega al 11 de diciembre y ver cuáles son los precios relativos, pero será un dólar alto, de entre 15 y 20 pesos", sostuvo.

Además, quien presidiera el Banco Central durante el gobierno de Eduardo Duhalde, afirmó que en el macrismo "van a dejar que el mercado ponga el precio del dólar", y que "son tendientes a favorecer a los sectores más concentrados".

"Fíjense a quién representa Prat Gay y después hablamos. Pero bueno, no nos pongamos la piel del oso antes de cazarlo, esperemos al 10 de diciembre", agregó.

De todas maneras, Pignanelli resaltó que la gestión económica del actual Gobierno "es un desastre", aunque aclaró que no hay "una catástrofe" y que aún es tiempo de solucionarlo.

Con respecto al balotaje, Pignanelli se reivindicó como peronista, aunque aclaró que no lo atrae "ninguno de los dos candidatos" que competirán en el balotaje.