Mientras los equipos realizan una pretemporada cada vez más extensas, en la AFA no da abasto para resolver los problemas que complican el inicio del torneo. Ahora, las deudas de los clubes podrían ser el freno para que se comience a jugar el fútbol grande.

LEÉ MÁS: Racing se quedó con un jugador que había sido ofrecido a Independiente

"No están dadas las condiciones. Hay equipos que deben sueldos de mayo, junio y julio, primas y aguinaldo", sostuvo hoy el titular de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi.

Los incumplimientos en el pago de los salarios de los jugadores son una constante en el fútbol argentino, que ya vivió una huelga el verano pasado luego del receso de mitad de temporada.

Sustentada en el lobby de los dirigentes de los clubes "grandes", la Superliga y la nueva AFA levantaron las banderas de la organización, la transparencia y las gestiones en tiempo y forma, pero una vez más podrían quedar en offside.

LEÉ MÁS: El VAR cambió la historia de una final: Gol anulado y penal para el otro equipo

Sin sanciones contundentes para los clubes deudores, la inyección de dinero que supone la Superliga, a través de los derechos de televisación privatizados, sigue sin llegar a manos de los jugadores.

Para ejemplificar, Marchi utilizó el caso de Newell´s: "Le debe plata a 35 jugadores pero contrató 8 refuerzos. Nada cambia y no hay controles. Así no se juega. No vamos a jugar si no se ponen al día".

LEÉ MÁS: UFC: Bandenay noqueó a su rival en menos de 30 segundos

Con dos semanas de margen para negociar y para que los clubes se pongan al día Agremiados insiste sobre dos puntos para destrabar el conflicto: en primer lugar, la presentación de un libre deuda de los clubes (con sueldos de junio pagados) para iniciar el torneo. Y en segundo, la aplicación de sanciones fuertes a quienes se retrasen en los pagos a partir de diciembre.

Desde la casa madre del fútbol argentino no aceptan el primer pedido, mientras que quieren estirar a la próxima temporada los controles económicos.

En esta nota