Las fuertes precipitaciones en la provincia de Buenos Aires generan grandes pérdidas en la producción agropecuaria y ganadera. Las lluvias generaron el colapso de la Cuenca del Salado e inundaron 8 millones de hectáreas, por lo que peligra el 25% de la agricultura y el 26% de la ganadería, según un informe de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP).

A casi un mes del inicio de la siembra gruesa en la llanura pampeana, "la situación es desesperante", de acuerdo al gremio patronal. Casi toda la cuenca del Salado se encuentra "en graves problemas hídricos producto de las elevadas precipitaciones del 2017", detalló.

LEER MÁS: Juan Carr: "No recuerdo un momento en que la comida haya estado tan cara"

El reporte sostiene que hay más de 5,5 millones de hectáreas inundadas y al menos 2,5 millones de hectáreas afectadas indirectamente, ya sea por problemas de acceso o napas altas y falta de piso. En promedio más del 25% de la producción agrícola nacional se encuentra en la zona; en particular, el maíz con el 30% de la superficie potencial el que podría verse más perjudicado.

En tanto, más del 60% del rodeo vacuno de Buenos Aires, que representa un 34% del stock nacional, se encuentra en una etapa crítica del ciclo productivo, que no solo puede afectar el ciclo actual, sino también los próximos.

En esta nota