Pese a la alta inflación, veranear en la costa costará sólo 10% más que el año pasado. Pinamar, Cariló y Mar del Plata buscan atraer de esta manera a los turistas que pueden elegir el extranjero ante los precios locales. Es que el año pasado apenas lograron una ocupación del 60%.

"Buscamos que los incrementos no superen el 10%, hay algunos casos en donde se mantienen los mismos precios que el año pasado. Y esto es porque estamos condicionados por el dólar que a nuestro entender está atrasado, lo que hace que sea más tentador viajar al exterior que dentro de nuestro país", explicó a Ámbito Financiero Eugenio Hoffmann, de la inmobiliaria que lleva el mismo nombre en Pinamar.

En el último verano, la ocupación alcanzó picos del 80% los fines de semana pero el resto de los días rondó entre un 50% y un 60%. La mayoría de los viajeros optaron por destinarle a la costa bonaerense sólo algún fin de semana, ahora buscan que regresen las vacaciones por quincena, describe la nota que salió sin firma por el reclamo de los periodistas de cobrar sus sueldos nuevamente atrasados.

LEER MÁS: Efecto recesión: los turistas gastaron menos durante el feriado

Desde el Colegio de Martilleros de Mar del Plata recomendaron que los valores para el alquiler de propiedades para la temporada de verano 2017-2018 se mantengan igual que la temporada anterior para ser competitivos con respecto de otras ciudades.

A pesar de las subas moderadas, alquilar una casa con 3 habitaciones en Cariló, a pocas cuadras del mar llega a costar más de $ 100.000 la quincena. Hay opciones más económicas. Por ejemplo en Pinamar una casa de características similares se consigue a un precio de entre $ 60.000 y $ 70.000 los 15 días de enero, reveló un sondeo del matutino.

En esta nota