El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, ratificó que continuará con su política de tasas de interés altas para combatir la inflación. Opinó que Argentina logra ralentizar los precios domésticos sin apelar a un ancla cambiaria que en el futuro pueda generar "dolores de cabezas" al país.

El jefe de la autoridad monetaria disertó este miércoles en la Cámara de Exportadores Argentina en el marco del Día de la Exportación 2017, donde anticipó que la postura del BCRA en el combate de la suba de precios no cambiará. "Estamos bajando la inflación sin apelar a un ancla cambiaria, sin esa ancla cambiaria que muchas veces se intentó en el pasado y que tantos dolores de cabeza le ha traído a nuestro país", dijo el banquero.

El banquero dijo que la baja de tasas de interés con las que el BCRA combate a los aumentos fue "más abrupta de lo que requería el proceso y en un lapso demasiado breve". Eso, explicó Sturzenegger, relajó las condiciones monetarias más de lo necesario y generó una suba en la inflación por encima de la buscada por el Banco Central en el trimestre de febrero a abril de este año.

LEER MÁS: Por la caída de consumo, la devaluación aún no se trasladó a precios

Fue por ello que, a partir del 2 de marzo, el BCRA comenzó un nuevo ciclo de contracción monetaria, que implicó una suba en la tasa de referencia de 150 puntos básicos, en conjunto con operaciones de mercado abierto para restringir las condiciones de liquidez vigentes en el mercado, y que resultaron en un aumento dela tasa de la LEBAC más corta de 430 puntos básicos, mientras que la más larga subió 480 puntos básicos.

"La persistencia de la inflación núcleo nos convenció que debíamos seguir firmes en esa postura y de hecho el día de hoy creemos que es indispensable mantenerse para acercar la desinflación a los valores que buscamos", afirmó Sturzenegger.

El 1,4% y 1,2% de inflación mensual en mayo y junio volvieron a dar indicios alentadores, llevando la inflación interanual a 21,7%, la menor en siete años, apuntó el banquero e indicó que julio, por otra parte, mostró una suba de 1,7%. Y señaló que aunque la interanual siguió cayendo para llegar al 21,4%, es un número que "no deja satisfecho al BCRA", aun sabiendo que fue un mes donde gran parte de los aumentos fueron decisiones sobre precios regulados como naftas, prepagas, entre otros.

"Tampoco nos satisface el que la inflación de los últimos tres meses haya retornado en términos anualizados a un valor cercano al 18%. Por ello, hacia adelante, el BCRA persistirá en su posición restrictiva y la intensificará de ser necesario, para llegar a fin de año a niveles cercanos al 1% mensual, valor requerido para encaminar el proceso de manera consistente con la meta del año que viene, centrada en una inflación de 10% anual", agregó.

En esta nota