Por la pérdida del poder adquisitivo del salario, se compran cada vez más celulares usados. Los elevados precios convierten a muchos modelos nuevos en inalcanzables.

En los últimos 5 años, se triplicó el porcentaje de ventas de segunda mano y ya hay empresas que se dedican a reciclarlos y luego los revenden, informó Clarín. El matutino incluso celebró que se compren para “ahorrar”, a pesar de que su boom se debe a que no alcanzan los ingresos para adquirir nuevos.

LEER MÁS: Para el INDEC bajó la pobreza a pesar de la alta inflación

“Para ahorrar hasta un 50%, crece la compra de celulares usados y refabricados”, titula el periódico su nota, donde revela que cambian de dueño 1.500.000 móviles usados por año.

También elogió a los portales de reventa que publican miles de smarphones, pese a que son plataformas también utilizadas para vender equipos robados, ya que no siempre puede comprobar el vendedor la legalidad de su tenencia.

Clarín incluso destacó que “surgieron empresas que compran smartphones usados en buen estado, los reacondicionan y los revenden a precios entre 25 y 50% más bajos, con 3 a 6 meses de garantía y hasta en 12 cuotas sin interés”.

En esta nota