La disparada de los costos y la devaluación aún no terminó de trasladarse a precios porque la retracción del mercado interno lo hace inviable. Cada compañía evalúa el contexto en función del mercado y sus ventas y “se está dando solamente a cuentagotas”, describió El Cronista, y con el cuidado de no perder participación.

El escenario se da para las motos, autos, medicamentos, calzado, textil y electrodomésticos. Hasta ahora, no hubo un traslado de la suba del dólar generalizado y las firmas que actualizan precios lo hacen de forma muy gradual, explicó el matutino porteño.

"En las categorías en las que se trasladó la devaluación, fue ínfimamente. En todos los casos, la incidencia del insumo importado es el 30% del precio final del retail, pero depende de la oferta y la demanda cuánto pueda pasarse a precios según la empresa y el rubro", afirmó a El Cronista el presidente de la Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales Electrónicas (AFARTE), Federico Hellemeyer.

LEER MÁS: La inflación porteña fue de 1,8% en julio: llegó a 15% en el año

El directivo aclaró que, mientras que el sector de aires acondicionados "está muy golpeado" y no tiene posibilidad de trasladar costos y devaluación a precios, hay mayores probabilidades en el rubro de televisores, que afronta una demanda sostenida; no hay sobreestocks y todas las marcas se están preparando para acelerar la producción en el segundo semestre de cara al Mundial 2018, agregó Hellemeyer. El principal insumo de los televisores, que es el panel, es importado.

"Al caer la venta de televisores en 2016, este año cayó la producción y la oferta pasó a quedar corta, por eso hoy se está ajustando un poco", agregó un distribuidor de electrónica y línea blanca, quien señaló que, de todos modos, los ajustes rondan el 3% en algunos casos. También los valores de las notebooks podrían ajustar, ya que los precios en dólares bajaron a comienzos de año a raíz de la quita del arancel.

En esta nota