El Banco Nación elevó las cuotas y estiró los plazos de los préstamos hipotecarios para intentar que no caigan 10.000 solicitudes por la disparada del dólar de las últimas semanas. Es que con la inflación que se espera a partir de la devaluación, se incrementará considerablemente el capital que deberán devolver por los préstamos ajustables por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA).

A partir de los cambios realizados, el límite máximo de la relación de la cuota con el ingreso pasará del 25% al 30% y el mayor plazo disponible serán 40 años en lugar de 30 años. Además, ofrecerán un seguro cambiario para los damnificados por nuevos saltos del billete verde antes de la escrituración.

En un comunicado, la entidad oficial explicó que estos cambios tienen como propósito "facilitar la ejecución de los más de 10.000 préstamos hipotecarios pendientes de concretarse, con el propósito de atenuar el impacto de la volatilidad cambiaria".

Durante julio la moneda norteamericana registró un avance de 6,22% y llegó a superar por primera vez el techo de los $ 18 en un mercado influenciado por el clima electoral que impulsó la dolarización de carteras.

La escalada de tipo de cambio afectó a miles de personas que habían solicitado los préstamos y que ante esa situación debieron solicitar un mayor monto de dinero o incluso buscar otros medios para obtener financiamiento. Esta situación generó preocupación en el Banco Central que intervino para frenar la escalada mientras también acaparó la atención del Banco Nación que dispuso cambios en los requisitos para facilitar el acceso a los créditos hipotecarios.

LEER MÁS: El poder adquisitivo de la AUH se redujo 17% desde que asumió Macri

La entidad que conduce Javier González Fraga se refirió a los casos de quienes pidieron préstamos y se vieron afectados por la brusca suba del dólar. "En estos casos, se analizarán las situaciones particulares, atendiendo las necesidades del prestatario, sin descuidar el prudente análisis de la capacidad de repago del crédito", señaló la entidad.

Por otra parte, con el fin de dar certeza a los solicitantes de préstamos hipotecarios respecto de la cantidad de dólares a la que podrán acceder con el crédito preacordado, el BNA ofrecerá la opción de acceder a un seguro de tipo de cambio durante el período de vigencia del preacuerdo del préstamo hipotecario.

Así, en caso de aumentar el tipo de cambio al momento de la escrituración, el cliente recibirá los pesos preacordados en el préstamo hipotecario más los pesos que sean necesarios para acceder a igual cantidad de dólares que los que habría podido obtener al momento del preacuerdo. Al respecto, la opción de contratar el seguro deberá ejercerse al momento del preacuerdo y el costo será cobrado recién al momento del desembolso del crédito.

En esta nota