La traza de la segunda parte del Metrobús del Bajo ensancha la avenida Paseo Colón y, según los planos, debe pasar por donde está el colegio Isauro Arancibia. La directora de la institución, Susana Reyes, dijo a El Destape que les ofrecieron un traslado a un lugar más alejado y chico. Un documento muestra que Carlos Regazzoni -entonces viceministro de Educación porteño- firmó un acta de compromiso para que la escuela no sea derrumbada.

El colegio es uno de los edificios que debe ser tirado abajo para que puedan realizarse las obras. El Centro de Atención Integral para Niños y Adolescentes en situación de calle (CAINA), la histórica escuela taller del Casco Histórico y el edificio Marconetti donde viven decenas de familias sufrirán el ensanchamiento de la avenida. Además el sitio de memoria Club Atlético quedará cercado, aunque su estructura no será tocada.

arancibia

En el colegio Isaura Arancibia cursan sus estudios primarios y secundarios 300 jóvenes entre los que hay personas en situación de calle. También hay un jardín al que acuden 45 niños de hasta tres años. Además hay talleres de trabajo y se crea empleo a través de manufacturas que luego se venden."Esta es su escuela, su lugar seguro desde hace años, el lugar donde cada mañana se los espera para imaginar una vida distinta y proyectarla junto a otros", contó Reyes.

El colegio Arancibia -que lleva el nombre de un médico rural asesinado por la dictadura- fue entregado en el año 2011, después de años de lucha. En el año 2013 apareció el proyecto de derrumbe por la construcción del Metrobús. A los directivos del colegio les cortaron la luz, el agua y el gas, para obligarlos a retirarse. La lucha continuó y en 2014, el entonces Subsecretario de Educación porteño, Carlos Regazzoni, se comprometió a que quedara en pie.

Embed

"Hicimos clases públicas y en la calle. Después de todo eso recibimos de la Legislatura porteña un subsidio de 14 millones de pesos para refaccionar el colegio en 2015. Ahora, en 2016 aparece el proyecto definitivo de derrumbe", relató Reyes. El colegio está ubicado en la Avenida Colón al 1318.

Desde el Ministerio de Transporte porteño dijeron a El Destape que la negociación "está avanzada", sin embargo Reyes afirma que no aceptarán la oferta que les hicieron: trasladar el colegio al taller del Casco Histórico, que será parcialmente derrumbado también. Además les piden que el jardín sea trasladado a otro edificio. "Nos ofrecen derrumbar dos escuelas. Nos dicen que los chicos vayan a un jardín que queda a dos cuadras. No podemos aceptar esto", dijo Reyes.

Hasta el momento, el derrumbe está frenado por dos amparos presentados por el colegio y aceptados por la jueza Patricia López Vergara y magistrado Andrés Gallardo. Resta esperar para saber si 300 jóvenes perderán su centro educativo o se cambiará la obra para evitar el derrumbe.

LEER MÁS: Larreta vende un terreno del Estado donde se iba a construir una escuela