Los trabajadores de la línea 60 paralizaron las actividades luego de que la empresa MONSA despidió a 10 empleados y suspendió a otros 20. Están acusados de atacar a personal administrativo y provocar destrozos en la terminal de Barracas en 2016, cuando reclamaron mejoras de seguridad tras la muerte de un operario.

"La empresa se niega a continuar con la mesa de negociación, desde el lunes nos declaramos en estado de alerta, y hoy se hizo efectivo el despido de esos 10 trabajadores al no dejarlos entrar a trabajar", dijo el delegado gremial Esteban Simonetta a radio El Mundo.

El presidente de Monsa, Marcelo Pasciuto, dijo que "para encuadrar el funcionamiento de la empresa en defensa de la fuente de trabajo de 950 familias, luego de los sumarios administrativos correspondientes, MONSA decidió suspensiones y despidos a los partícipes de los hechos violentos". Pasciuto dijo que el accidente que en 2016 le costó la vida a un integrante del personal de mantenimiento fue por "una serie de hechos fortuitos y errores humanos, que nada tienen que ver con fallas de las instalaciones ni de las condiciones de seguridad de la empresa Micro Omnibus Norte SA".

LEER MÁS: Recortan 50% el presupuesto al organismo que controla alimentos

"Los actos de vandalismo y de violencia registrados, así como la toma de las instalaciones por parte de una fracción del personal, encabezados por delegados gremiales, fue registrado por las cámaras de seguridad de las instalaciones, lo que obligó a la empresa, en defensa de las fuentes de trabajo y su patrimonio, a realizar las denuncias penales que se encuentran en proceso de instrucción", comunicó.

Recordó que también en 2011, 2012, 2014 y 2015 "sucedieron similares agresiones y se hicieron las denuncias penales pertinentes, en las cuales la Justicia ha indagado y procesado a varios de los involucrados". "Estos hechos de barbarie, protagonizados por un grupo minúsculo de personas, ponen en riesgo la vida y el ingreso de 900 trabajadores y sus familias. Además, lamentablemente provocaron que 50 trabajadores renunciaran a la empresa", dijo Pasciuto.

En la actualidad MONSA cuenta con un plantel de casi 950 empleados, posee una flota de 340 unidades, que recorre 1,8 millones de Km mensuales y transporta 100.000 pasajeros por mes.

En esta nota