La fábrica de dulces Arcor adelantó una semana de vacaciones a los 400 empleados de la planta de la localidad cordobesa de Colonia Caroya debido a una acumulación de stock de productos por la importante caída de las ventas.

"Nos dicen que es por falta de producción. Hay camiones que siguen saliendo con mercadería pero hay mucha preocupación. Es la primera vez que nos pasa este adelanto de vacaciones", indicó el delegado de Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) Carlos Simonovich, en declaraciones a radio Cadena 3. La medida fue anunciada al gremio hace un mes y comenzó a regir la semana pasada.

LEER MÁS: Por la ola de importaciones, Puma suspende 900 trabajadores

La decisión de la empresa que preside Luis Pagani no incluyó descuentos en los salarios de los empleados, por lo que el gremio descartó medidas de fuerza. El STIA admitió su preocupación, ya que si las ventas no aumentan temen futuros despidos.

La empresa utilizó esta semana de ausencia de los trabajadores para realizar de mantenimiento en la planta. Fuentes del STIA indicó que ya se venía experimentando "un parate en la producción", que incluso obligó a discontinuar la elaboración en la línea de Bon o Bon, uno de los productos emblemáticos de la empresa multinacional.

Arcor es la principal empresa de alimentos del país, el primer productor mundial de caramelos duros del mundo y el principal exportador de golosinas de Argentina, Brasil, Chile y Perú, según datos de la compañía. La marca posee unas 40 plantas industriales: 30 en Argentina, cinco en Brasil, tres en Chile, una en México y una en Perú, que en total emplean a unas 21 mil personas.

En esta nota