A pesar del gran revuelo que causaron las declaraciones del ministro Esteban Bullrich, desde las entidades de la colectividad judía eligieron por el momento no sumergirse en la polémica y esquivar la confrontación con el Gobierno nacional.

En su visita a los Países Bajos junto al presidente Mauricio Macri, el titular de la cartera de Educación estuvo en la casa de Anna Frank. Como homenaje, Bullrich sostuvo que la adolescente judía asesinada en un campo de concentración por los nazis tras esconderse casi dos años "tenía sueños" pero que los mismos "quedaron truncos, en gran parte por una dirigencia que no fue capaz de unir y llevar paz a un mundo que promovía la intolerancia”.

LEE MÁS

Embed

Sin embargo, no hubo hasta el momento pronunciamiento oficial de la AMIA o DAIA al respecto. En privado, dos fuentes de la DAIA confirmaron que no habrá por el momento una declaración pública al respecto. Por su parte, el presidente de la AMIA, Ariel Cohen, se encuentra en China en estos momentos.

"No sé si somos los indicados para juzgar" al ministro, confesó un dirigente de la DAIA en estricto off the record. Esta fuente añadió además que "habría que aclarar qué quiso decir: quiero pensar que hablaba de lo que estaba ocurriendo antes" de la asunción de Adolf Hitler, cuando el fracaso de la República de Weimar devino en la asunción del Tercer Reich. En ese caso, "sería lógico" lo que afirmó el funcionario, añadió. "Trato de ser bienpensante, conocemos su solvencia y formación, sus dichos no constituyen antisemitismo", agregó, tratando de desestimar una crítica directa a la actual administración.